¿Qué sabemos del fármaco Suramina para el tratamiento del autismo?

La suramina es un fármaco antiguamente utilizado para tratar la Tripanosomiasis (comunmente conocida como la “enfermedad del sueño”), pero un estudio publicado en el año 2017 obtuvo unos resultados prometedores sobre la indicación de la suramina para el tratamiento de los síntomas nucleares del autismo.

Aunque obtuvo buenos resultados, esta es solo la fase inicial y todavía falta investigar más para que se recete la suramina para el tratamiento del autismo.

La suramina para el tratamiento del autismo

De momento existe un estudio con resultados esperanzadores, pero esto no significa que actualmente se recepte la suramina para el tratamiento del autismo.

El estudio mostró que todos los niños y niñas que se trataron con suramina obtuvieron mejoras significativas en las áreas de la socialización, la comunicación y el juego. Además, también mostraron mayor capacidad para mantenerse calmados y concentrados, y se observaron una reducción de conductas repetitivas.

¿Se puede recetar suramina para el tratamiento del autismo?

Aunque el estudio es prometedor, todavía es necesario investigar más y arrojar más evidencia sobre los beneficios del tratamiento del autismo con el fármaco suramina.

Los estudios muestran mejoras en áreas como la socialización, la comunicación y el juego, además de un incremento de las capacidades atencionales y una reducción de las conductas repetitivas. Otro punto fuerte de la suramina es que en el estudio el fármaco no presentó ningún efecto secundario.

Aun así, también es importante destacar que aunque el estudio fue metodológicamente bien diseñado, solo tenia una muestra de 10 niños con autismo.

En resumen, resultados muy esperanzadores, pero falta más investigación al respecto.

¿El autismo se trata con fármacos?

El autismo se trata de forma psicopedagógica, es decir, a través de métodos de enseñanza de las habilidades afectadas en las personas con autismo. Las orientaciones que más evidencia científica han obtenido son las cognitivo y las conductuales, donde se emmarcan terapias tan conocidas como el ABA, el TEACCH o el Modelo Denver.

Aun así, muchas personas con autismo precisan también de un tratamiento farmacológico para tratar sintomas que pueden interferir de forma importante en su dia a dia. Pero el tratamiento farmacológico siempre tiene que ser complementario a una intervención psicoeducativa.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar