AUTISMO GRADO 3 o AUTISMO SEVERO: síntomas y definición

AUTISMO GRADO 3 o AUTISMO SEVERO

El autismo de grado 3 o autismo severo es la presentación de los síntomas del autismo en la forma más grave o de mayor afectación.

El autismo se puede presentar con distintos grados de severidad, por lo que algunas personas pueden tener síntomas muy leves y otras síntomas severos que interfieren mucho en el desarrollo diario de la persona.

En este artículo vamos a hablar de forma específica sobre el autismo severo, también conocido como autismo de grado 3 o autismo de nivel 3.

Vamos a explicar en qué consisten los grados del autismo y de forma concreta explicaremos los síntomas, el diagnóstico, el tratamiento y las características del autismo de nivel 3.

Los grados de severidad del autismo

El autismo es un trastorno del neurodesarrollo que se caracteriza por dificultades en la comunicación y la interacción social, y en la presencia de comportamientos repetitivos o restrictivos.

La definición del autismo puede variar sutilmente según la entidad que lo define, pero la más utilizada a nivel profesional la del Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM-5).

En la última edición del DSM-5, con el objetivo de visualizar que el autismo puede presentarse con gravedades muy distintas, se establecieron tres niveles de gravedad o severidad.

Los 3 grados de severidad del autismo son los siguientes:

  • Autismo de grado 1 o autismo leve: Se refiere a aquellos individuos con dificultades significativas en la comunicación social, la flexibilidad del pensamiento y el comportamiento, pero que aún así pueden funcionar de manera relativamente independiente en su vida diaria.
  • Autismo de grado 2 o autismo moderado: Se refiere a aquellos individuos que requieren apoyo sustancial para comunicarse e interactuar socialmente, así como para manejar los cambios en su entorno y sus rutinas diarias.
  • Autismo de grado 3 o autismo severo: se refiere a aquellos individuos que requieren apoyo muy sustancial en todas las áreas de su vida diaria debido a la severidad de sus dificultades en la comunicación, la interacción social y el comportamiento.

¿Por qué dividir el autismo en 3 grados?

El autismo puede presentarse desde síntomas muy sutiles y con poca interferencia en el dia a dia hasta síntomas muy importantes y con mucha interferencia en el desarrollo diario.

Debido a esta variabilidad en las severidad del autismo, se decidió categorizar el TEA en tres niveles de severidad, para saber de forma rápida si la persona presenta síntomas de autismo severos o más bien leves.

Uno de los objetivos de esta división es proporcionar información útil a los profesionales de la salud, educadores, padres y cuidadores sobre las necesidades y la gravedad del trastorno en una persona en particular.

Esto puede ayudar a adaptar la atención y el apoyo a las necesidades individuales de cada persona con autismo, y garantizar que reciban la atención y el apoyo adecuados en función de su nivel de severidad.

Es importante tener en cuenta que la clasificación en los tres grados de severidad no es un indicador absoluto de la capacidad de una persona con autismo para llevar una vida satisfactoria y significativa, ya que cada persona con autismo es única y tiene sus propias características.

Los grados en las áreas de afectación del autismo

Según el DSM-5 lás áreas de afectación nucleares del autismo son la Comunicación, la Interacción Social y la Rigidez Cognitiva.

La gravedad de los síntomas en cada una de estas tres áreas de afectación del autismo puede variar, por lo que una persona con autismo puede tener un grado de afectación en la comunicación, otro en la interacción social y otro en la rigidez cognitiva.

Así pues, en el momento de asignar un grado de severidad del autismo, técnicamente se asigna un grado en cada una de estas áreas, y no de forma genérica al autismo.

Por lo tanto, técnicamente se asigna un grado de severidad a la área de la comunicación, otro en la interacción social y otro en la rigidez cognitiva, y no se asigna un grado general en el autismo de la persona.

A pesar de esto, de forma coloquial sí que se asigna un grado genérico del autismo, para hacernos una idea de la gravedad general del autismo de la persona, por lo que coloquialmente sí que hablamos de autismo de grado 1, de grado 2 y de grado 3.

¿Qué es el autismo de grado 3 o autismo severo?

El autismo de grado 3, también conocido como autismo severo, se refiere a la presentación de los síntomas del autismo de una forma grave y con gran interferencia en el desarrollo diario de la persona.

Las personas con autismo de grado 3 pueden tener un retraso significativo en el desarrollo del lenguaje y pueden tener dificultades para expresar sus necesidades y deseos.

Además, pueden presentar comportamientos repetitivos y estereotipados, así como intereses limitados.

Estos síntomas pueden ser tan intensos que las personas con autismo de grado 3 pueden requerir apoyo muy sustancial para llevar a cabo actividades cotidianas, como vestirse, comer y comunicarse.

A pesar de las dificultades que enfrentan y sus pocas habilidades para llevar una vida independiente, las personas con autismo de grado 3 tienen habilidades y fortalezas individuales, y con el apoyo adecuado pueden llevar una vida satisfactoria y significativa.

Autismo de grado 3 o autismo severo

El Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) incluye una amplia gama de síntomas y grados de severidad, que van desde síntomas leves hasta formas más graves de autismo.

La presentación de los síntomas del autismo de forma grave es denominado autismo de grado 3, también conocido como autismo severo.

El autismo de grado 3 se caracteriza por una serie de síntomas significativos que afectan la capacidad de una persona para comunicarse, socializar y llevar a cabo actividades cotidianas.

A continuación explicaremos ampliamente en qué consiste el autismo de nivel 3 o autismo severo, y para hacerlo lo haremos a través de los siguientes apartados:

  • Características del autismo de grado 3
  • Síntomas del autismo de grado 3
  • Diagnóstico del autismso de grado 3
  • Tratamiento del autismo de grado 3

Características del autismo de grado 3

La principal característica de las personas con autismo de grado 3 es que estas requieren de un elevado grado de soporte en su desarrollo diario.

Pero entrando más en detalle en sus habilidades y capacidades, podemos generalizar que las personas con autismo tienen las características que explicaremos a continuación.

Una de las principales características del autismo de grado 3 es la dificultad en la comunicación verbal y no verbal.

Esto significa que las personas con este grado de autismo pueden presentar un retraso significativo en el desarrollo del lenguaje y pueden tener dificultades para expresar sus necesidades y deseos.

Otra de las características del autismo de grado 3 es la dificultad en la interacción social, por lo que pueden tener dificultades para establecer relaciones sociales significativas y pueden mostrar un interés limitado en los demás.

Además, pueden presentar comportamientos repetitivos y estereotipados, como movimientos repetitivos del cuerpo o la necesidad de seguir una rutina estricta.

Las personas con autismo de grado 3 también pueden tener intereses limitados y pueden mostrar resistencia al cambio.

Pueden ser muy sensibles a estímulos sensoriales, como ruidos fuertes o luces brillantes, y pueden experimentar problemas de sueño y alimentación.

Estos síntomas pueden ser tan intensos que las personas con autismo de grado 3 pueden requerir un apoyo muy sustancial para llevar a cabo actividades cotidianas, como vestirse, comer y comunicarse.

A pesar de estas características, es importante recordar que cada persona con autismo de grado 3 es única y puede tener habilidades y fortalezas individuales.

Síntomas del autismo de grado 3

El autismo de grado 3 o autismo severo se caracteriza por un conjunto de síntomas que afectan significativamente el desarrollo social, comunicativo y conductual de las personas que lo padecen.

Estos síntomas propios del autismo hacen que la persona tenga la necesidad de soportes y ayudas por parte de otras personas para la realización de las actividades del dia a dia.

Algunos de los síntomas más comunes en el autismo de grado 3 son los siguientes:

  1. Dificultades en la comunicación verbal y no verbal, como la falta de lenguaje o la repetición de frases sin sentido.
  2. Problemas para establecer relaciones sociales, lo que puede llevar a un aislamiento social y a la falta de interacción con los demás.
  3. Comportamientos repetitivos y estereotipados, como el balanceo del cuerpo o la obsesión por determinados objetos.
  4. Dificultades en la comprensión de las emociones propias y ajenas, lo que puede llevar a una falta de empatía o a comportamientos inapropiados.
  5. Sensibilidad extrema a los estímulos sensoriales, como el ruido o la luz, lo que puede llevar a una respuesta exagerada o aislamiento.
  6. Dificultades en la coordinación motora y en el desarrollo físico y de propiocepción en general.

Es importante tener en cuenta que los síntomas del autismo de grado 3 pueden variar en cada persona y que su severidad puede fluctuar a lo largo del tiempo.

Además, con el tratamiento y la intervención, especialmente la intervención temprana, muchas personas con autismo pueden mejorar su calidad de vida y desarrollar habilidades que les permitan interactuar mejor con el mundo que les rodea.

Diagnóstico del autismo de grado 3

El diagnóstico del autismo de grado 3 o autismo severo se basa en una evaluación exhaustiva de los síntomas y comportamientos de la persona por parte de profesionales de la salud mental y médicos especializados.

Es importante destacar que los profesionales que realizan el diagnóstico del autismo deben estar específicamente formados en el TEA y en el uso de los tests para el diagnóstico del autismo.

Algunos de los tests más efectivos y utilizados para la evaluación del autismo son el ADOS-2, el ADI-R o el M-CHAT-R.

Algunas de las técnicas y herramientas utilizadas en el proceso de diagnóstico del autismo son las siguientes:

  1. Entrevistas clínicas con los padres o cuidadores de la persona, para recopilar información sobre los síntomas y comportamientos observados en el hogar y en el entorno social.
  2. Evaluaciones psicológicas y neuropsicológicas, para medir la capacidad cognitiva y el funcionamiento emocional de la persona.
  3. Observaciones directas de la persona en diferentes entornos, para evaluar su comportamiento social, comunicativo y conductual.
  4. Evaluaciones médicas para descartar otras afecciones que puedan estar causando los síntomas, como trastornos metabólicos o enfermedades neurológicas.

Es importante destacar que el diagnóstico temprano y la intervención temprana son fundamentales para mejorar la calidad de vida de las personas con autismo, por lo que detectar el autismo en los primeros años de vida es fundamental.

También hay que destacar que el autismo en mujeres puede presentarse de forma sutilmente distinta que en los hombres, por lo que es necesario estar formado en la presentación del TEA en función del género para poderlo diagnosticar correctamente en hombres y en mujeres.

Tratamiento del autismo de grado 3

El tratamiento del autismo de grado 3 o autismo severo se basa en abordar los síntomas y comportamientos de la persona de manera individualizada y adaptada a sus necesidades específicas.

El principal objetivo del tratamiento del autismo de nivel 3 debe ser el de desarrollar las habilidades de la persona y al mismo tiempo adaptar el entorno para que este sea lo más comprensible y funcional para la persona con TEA.

Existen varios modelos de tratamiento y estimulación para las personas con autismo, y pueden ser más o menos indicados en función de la edad de la persona, los objetivos terapéuticos, las necesidades o el grado de afectación.

Algunas de las terapias y enfoques que se utilizan en el tratamiento del autismo de grado 3 incluyen:

  1. Terapia del desarrollo y del comportamiento: se centra en enseñar habilidades a la persona para que esta se desarrolle de manera más funcional. Se enseñan nuevas habilidades sociales, comunicativas y conductuales a través de técnicas como el modelado y el refuerzo positivo.
  2. Terapia ocupacional: se enfoca en mejorar la coordinación motora, la planificación y la ejecución de tareas cotidianas, así como en fomentar la autonomía de la persona.
  3. Terapia del habla y el lenguaje: se enfoca en mejorar la comunicación verbal y no verbal, así como en la comprensión del lenguaje y el uso de habilidades sociales apropiadas.
  4. Tratamiento farmacológico: puede ser recomendado para tratar síntomas específicos del autismo, como la ansiedad o la hiperactividad, pero no existe un medicamento específico para el autismo en sí mismo.
  5. Intervenciones educativas: se enfocan en el desarrollo de habilidades académicas y sociales a través de un plan de enseñanza individualizado y adaptado a las necesidades de la persona.

Existen diferentes modelos específicos para el tratamiento del autismo, entre los que se destacan algunos como el Modelo Denver (ESDM), los principios del ABA, el método PECS, el modelo SCERTS o el modelo Floortime.

Autismo de grado 3 o autismo severo en NIÑOS

El autismo de grado 3 o autismo severo en niños es un trastorno del desarrollo neurológico que afecta significativamente la capacidad del niño para comunicarse, interactuar socialmente y desarrollar habilidades de juego y comportamiento.

La detección del autismo severo en niños suele ser realizado de forma temprana, ya que los síntomas, al ser importantes, se detectan de forma fácil y evidente en los primeros meses de vida.

Es muy frecuente que los niños con autismo de grado 3 presenten dificultades sensoriales, como sensibilidad a los estímulos auditivos o táctiles.

El tratamiento del autismo severo en niños es complejo y requiere una intervención temprana y continuada de un equipo de profesionales de la salud y educación.

El objetivo del tratamiento es mejorar la calidad de vida del niño y ayudarlo a alcanzar su máximo potencial en términos de comunicación, habilidades sociales y comportamiento.

Los enfoques terapéuticos pueden incluir terapia del habla y del lenguaje, terapia ocupacional, terapia conductual y educación especializada.

Autismo de grado 3 o autismo severo en ADULTOS

Los adultos con autismo severo tienen dificultades significativas en la comunicación verbal y no verbal, en las habilidades sociales y en los comportamientos repetitivos.

Estas dificultades pueden afectar su capacidad para funcionar de manera efectiva en su vida diaria, incluyendo en el trabajo y las relaciones sociales.

De hecho, los adultos con autismo severo suelen necesitar apoyos para muchas de las actividades de la vida diaria, tales como el higiene o la alimentación.

Por este motivo muchas de estas personas son dependientes y necesitan centros residenciales u hogares con atención asistencial especializada.

El tratamiento del autismo severo en adultos se centra en ayudar a la persona a desarrollar habilidades de comunicación y sociales, mejorar su calidad de vida y reducir la ansiedad y el estrés asociados con el trastorno.

También es necesario desarrollar y ofrecer programas de capacitación laboral y de vida independiente para ayudar a las personas con autismo severo a desarrollar habilidades prácticas que les permitan vivir de manera más autónoma.

Generalmente las personas con autismo severo o de nivel 3 no pueden desarrollar un oficio estándar, por lo que se ofrecen plazas laborales adaptados o centros ocupacionales o de día especializados.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar