Los grados o niveles del autismo: ¿en qué consisten?

Todos sabemos que el autismo es un espectro muy amplio, y que puede presentarse de formas muy diversas. De hecho, es tan amplio que siguiendo el manual de los Trastornos Mentales DSM-5, hablamos de tres grados o niveles del autismo: Nivel 1, Nivel 2 y Nivel 3.

Pero la realidad es que existe mucho desconocimiento y muchos profesionales cometiendo errores en el momento de explicar a una familia el nivel del autismo en que se sitúa su hijo o hija.

Los 3 niveles del autismo

Es muy simple, los 3 grados o niveles del autismo se organizan en función de los niveles de apoyo o de ayuda que la persona necesita:

  • Nivel 3: Necesita ayuda muy notable
  • Nivel 2: Necesita ayuda notable
  • Nivel 1: Necesita ayuda

Como los niveles van en función de la ayuda que la persona necesita, estos niveles pueden variar en el paso del tiempo de una persona con autismo en función de la ayuda que necesite en cada etapa de su vida.

No existen los niveles generales del autismo, sino que existen los niveles en cada área del autismo

Vamos a explicarnos bien. Técnicamente no existe una persona con autismo de grado 1, ni de grado 2, ni de grado 3, ya que los grados o niveles se atribuyen a las áreas de la Comunicación Social y a la de los Comportamientos Restringidos y Repetitivos, las dos principales áreas de afectación del autismo.

Por ejemplo, podemos hablar de una persona con autismo que necesita ayuda muy notable (nivel 3) en la área de la Comunicación Social y ayuda notable (nivel 2) en la área de Comportamientos Restringidos y Repetitivos. Pero técnicamente no hablamos de, por ejemplo, una persona con autismo de nivel 2.

Pero estos 3 niveles son muy subjetivos. ¿Cómo decide un profesional en qué nivel se sitúa cada persona con autismo? La respuesta está en la clasificación de los siguientes desplegables, extraídos literalmente del manual DSM-5:

Área de la COMUNICACIÓN SOCIAL

Área de los COMPORTAMIENTOS RESTRINGIDOS Y REPETITIVOS

¿Y no hay niveles generales del autismo?

Aunque no utilizamos niveles generales para definir el autismo de una persona, sí que utilizamos conceptos como autismo leve, autismo severo o autismo moderado para hablar del autismo de una persona. Esto significa que clasificamos a la persona dentro del espectro del autismo, en función de la severidad que esta persona presente.

Y aunque no sea correcto, muchos profesionales utilizan el concepto de autismo de nivel 1, de nivel 2 y de nivel 3. Si bien es cierto que esto no es correcto, a veces se utiliza para dar una idea general del nivel de apoyo que una persona con autismo necesita.

Al final, los niveles del autismo son solo palabras, etiquetas

Los 3 posibles niveles en las áreas de la Comunicación Social y de los Comportamientos Restringidos y Repetitivos, así como utilizar expresiones como Autismo Severo, Moderado o Leve, son solo conceptos para clasificar y darnos una idea del autismo que una persona tiene.

Lo más importante es definir muy bien las dificultades y las características de una persona con autismo. El autismo puede presentarse de formas tan variadas que es muy importante realizar un diagnóstico lo más descriptivo posible, y conocer muy bien a la persona diagnosticada para así darle los apoyos necesarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar