Las alteraciones sensoriales en el autismo

Hombre con las manos en la cabeza

Las alteraciones sensoriales son una de las dificultades más comunes asociadas al autismo, y este es uno de los campos que más se estan estudiando en los últimos años.

Entender qué son las alteraciones sensoriales, saberlas identificar y saber cómo tratarlas es clave para el correcto funcionamiento de la persona con autismo en su día a día.

De hecho, las alteraciones sensoriales son uno de los factores causantes de gran parte de los problemas de conducta en las personas con autismo que las padecen.

Un buen diagnóstico del autismo debe evaluar las alteraciones sensoriales, para así poder ofrecer una intervención que tenga en cuenta estas posibles alteraciones en el procesamiento sensorial.

¿Qué son las alteraciones sensoriales?

Cuando hablamos de alteraciones sensoriales nos referimos a la forma peculiar que algunas personas con autismo tienen de percibir los estímulos a través de sus sentidos.

Estas alteraciones sensoriales pueden afectar a cualquiera de los sentidos: vista, gusto, tacto, olfato, oído y propiocepción. Puede afectar sólo a un sentido o a más de uno a la vez, y como resultado a estas alteraciones pueden aparecer conductas problemáticas o peculiares típicas del autismo.

Para su detección y evaluación existe el cuestionario Perfil Sensorial-2, que es uno de los más utilizados y más fiable referido a las alteraciones sensoriales que disponemos actualmente.

Alteraciones sensoriales hipersensibles o hiposensibles

Estas alteraciones en el procesamiento sensorial pueden ser de carácter hipersensible o de carácter hiposensible, y es fundamental detectarlo correctamente para realizar una buena intervención.

Procesamiento sensorial hipersensible

Las alteraciones sensoriales de carácter hipersensible son aquellas en que la percepción es más fuerte de lo normal.

En estos casos, aquellas personas con una percepción sensorial hipersensible siente los estímulos sensoriales de forma más intensa. Pueden, por ejemplo, escuchar los sonidos, notar las texturas o notar los olores de forma más fuerte e intensa, pudiéndole provocar un malestar importante.

Procesamiento sensorial hiposensible

Contrariamente a las de carácter hipersensible, las alteraciones sensoriales de carácter hiposensibles son aquellas en que la percepción es menos fuerte de lo normal.

En estos casos, aquellas personas con una percepción sensorial hiposensible siente los estímulos sensoriales de forma menos intensa. Pueden, por ejemplo, escuchar los sonidos, notar las texturas o notar los olores de forma menos fuerte y menos intensa.

Normalmente, en los casos de hiposensibilidad, esta no genera un malestar a la persona, pero sí que, al percibir menos los estímulos sensoriales, deriva en una búsqueda más intensa de estos, queriendo escuchar música muy fuerte, tocándose su cuerpo de forma fuerte, o jugando con luces para estimular sus sentidos.

Personas con mucho interés sensorial

A parte de la percepción hipersensible o hiposensible, también hay muchas personas con autismo que presentan especial interés en aspectos sensoriales y pueden desarrollar conductas autoestimulatorias repetitivas, como observar objetos en movimiento, saltar, dar vueltas o rascarse.

Es importante observar y evaluar si la persona con autismo presenta alteraciones sensoriales para poder entender ciertas conductas problemáticas que puede presentar para así poder trabajarlas de forma correcta.

Conductas que pueden ser resultado de alteraciones sensoriales:

  • Rechazo de ciertas comidas por el sabor o la textura
  • No querer utilizar cubiertos metálicos
  • No querer vestirse o ponerse cierto tipo de ropa
  • Problemas en cepillarse los dientes
  • No querer bañarse
  • Taparse los oídos en ambientes ligeramente ruidosos
  • Aversión al contacto físico
  • No reacción al dolor
  • Baja detección del frío o el calor
  • Especial interés por la estimulación visual como luces, objetos que dan vueltas
  • Malestar generado por ruidos cotidianos como la lavadora o un ventilador

¿Existen intervenciones dirigidas a las alteraciones sensoriales?

Existen intervenciones de integración sensorial que, aunque todavía tienen poca evidencia científica, en la práctica clínica consiguen atenuar hasta cierto punto los resultados de los desórdenes sensoriales. En un futuro será interesante realizar estudios respecto la efectividad de los enfoques terapéuticos del las alteraciones sensoriales.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar