5 cosas que contar a alguien que no conoce el autismo

Para alguien que no conoce el autismo o que no haya tratado con ninguna persona con trastorno del espectro del autismo le puede resultar muy difícil entender qué significa y puede que tenga una visión totalmente distorsionada, influenciada por estereotipos y mitos que existen sobre el autismo.

Algunos de los mitos falsos sobre el autismo más frecuentes son: “una persona con autismo no quiere relacionarse”, “una persona con autismo no tiene emociones” o “una persona con autismo tiene una superhabilidad”.

En este articulo vamos a intentar romper estigmas explicando “5 cosas que contar a alguien que no conoce el autismo”.

5 cosas que contar a alguien que no conoce el autismo:

1. Ante todo, una persona

Parece absurdo este primero punto, pero es importante remarcar que el autismo o cualquier otro trastorno del neurodesarrollo no define a una persona, simplemente es una parte de ella.

Ante todo, la persona con autismo es una persona con su personalidad, sus gustos y su forma de ser, que vive bajo una condición que es el autismo.

Por lo tanto, aunque las personas con autismo compartan muchas características debido al autismo, cada una tendrá su propia personalidad, gustos y forma de ser.

2. El autismo es un espectro, hay mucha variabilidad

Si te dicen que una persona tiene autismo y no sabes nada más sobre ella es imposible saber como es esta persona y como le afecta su autismo.

El autismo se puede presentar de formas muy diversas y con distintos grados de severidad, y es por este motivo que se dice que el autismo es un espectro.

Todas las personas con autismo tendrán afectación en las áreas de la comunicación, la interacción social y la rigidez cognitiva, pero puede ser desde una afectación muy grande o una afectación muy sutil.

Sabiendo que una persona tiene autismo sabrás que sus habilidades sociales y de comunicación serán diferentes a las de las personas neurotípicas, y que su manera de ver y percibir el mundo también serán diferentes, pero sabrás poco más. De hecho, podríamos decir que hay tantos autismos como personas con autismo.

3. Si no te responde o parece que no te presta atención, no te lo tomes mal

A veces, las conductas de una persona con autismo pueden ser socialmente inadecuadas y es posible que las otras personas se las tomen mal.

No responder a interacciones de los demás, parecer que no están escuchando, no mirar a los ojos o cambiar de tema repentinamente, son conductas inapropiadas pero que una persona dentro del espectro del autismo puede realizar como parte de su condición.

No te lo tomes mal, no hay ninguna mala intención detrás de estas conductas socialmente inadecuadas.

Las personas con autismo se esfuerzan diariamente a mejorar estas conductas y aprender a no realizarlas para ser más aceptados socialmente, pero la sociedad también tiene el reto de entender qué es el autismo y a no aislar a las personas con esta condición debido a sus dificultades sociales.

4. Bondad en su máxima expresión

La mayoría de las personas con autismo les puede costar entender las segundas intenciones de la gente o la manipulación.

Una de las características propias del TEA es la literalidad, y es por esto que les puede costar entender que una persona puede estar haciendo una cosa con una segunda intención detrás.

Las personas con autismo difícilmente harán cosas con objetivos ocultos o con alguna maldad. De hecho, muchas de ellas no son capaces de mentir, son personas muy transparentes y normalmente van siempre con la verdad por delante.

Esta transparencia y falta de habilidad para saber identificar las segundas intenciones les suele generar muchos problemas sociales y de bullying en la adolescencia.

5. Una condición para toda la vida

El autismo no es algo transitorio, es una condición para toda la vida y por lo tanto el autismo no se cura, sino que se aprende a vivir con él.

De hecho, la severidad del autismo dependerá mucho de sus habilidades de adaptación al mundo social que rodea a la persona. Por ejemplo: una persona con autismo que vive en un entorno muy caótico e imprevisible, la severidad de su autismo será mucho mayor que no si viviera en un entorno tranquilo, rutinario y previsible, siendo obviamente la misma persona con el mismo autismo.

Es por esto que aunque una persona con autismo lo será para toda la vida, hay que ayudarle a desarrollar habilidades que le permitan ser una persona más funcional y adaptada su entorno y su día a día a las características de su autismo.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar