¿Por qué algunos niños con autismo andan de puntillas?

Algunos niños con autismo andan de puntillas, y esta es una de las conductas más evidentes y una de las primeras en ser detectadas como señal de alerta ante un posible desarrollo del autismo.

Cuando hablamos de andar de puntillas, nos referimos a los niños que caminan sobre los dedos de los pies, sin apoyar el resto del pie al suelo.

Esta alteración en la forma de caminar de algunos niños con autismo todavía no tiene una explicación certera, pero sí que tenemos varias evidencias sobre posibles causas y estrategias sobre cómo trabajar la corrección de esta forma de andar.

¿Un niño que anda de puntillas significa que tenga autismo?

No por el hecho de que un niño ande de puntillas, significa que tenga autismo. Hay muchos niños sin ningún tipo de trastorno en el neurodesarrollo que andan de puntillas cuando recién están comenzando a caminar, y la mayoría de estos dejan de hacerlo a medida que crecen.

Si observamos que un niño pequeño anda de puntillas y además existen otras conductas en el ámbito del juego, la comunicación o la interacción social que nos preocupan, sería conveniente visitar un pediatra y realizar una exploración más específica sobre el autismo con instrumentos como el ADOS-2 o el ADI-R.

¿Por qué algunos niños con autismo andan de puntillas?

No existe una explicación clara sobre porqué algunos niños con autismo andan de puntillas, y probablemente no haya solamente una única explicación. Es decir, es posible que el motivo por el que un niño con autismo camine de puntillas no sea el mismo que el de otro.

Estas son algunas de las posibles explicaciones que pueden explicar porqué algunos niños con autismo andan de puntillas:

  • Hipersensibilidad a estímulos táctiles en los pies: Es bien sabido que muchas personas con autismo tienen alteraciones sensoriales, y por lo tanto, en algunos niños con autismo que andan de puntillas es probable que existan dificultades en el procesamiento de las sensaciones en el pie al andar, y el hecho de caminar de puntillas hace que se reduzca este malestar sensorial.
  • Morfología física del pie: El autismo es un trastorno muy complejo, y en algunos casos, pueden existir alteraciones más allá de la comunicación, la interacción social y la rigidez cognitiva. Algunos niños con autismo pueden tener alteraciones físicas, y por lo tanto, podría ser que existiera una malformación en los pies, y que esto pudiera explicar el andar de puntillas de algunos de los niños con autismo que lo hacen.
  • Un mal hábito: Como hemos dicho, muchos niños que recién están aprendiendo a andar lo hacen de puntillas, y la mayoría de ellos lo corrigen al poco tiempo. Es posible que en el caso de algunos niños con autismo que empiezan andando de puntillas, lo mantengan haciéndolo si no se los corrige. Muchos niños con autismo presentan rigidez cognitiva y cuando aprenden a hacer una cosa de una determinada manera, permanecen haciéndolo de esa misma forma. Es posible que los niños con autismo que empiezan andando de puntillas, simplemente lo hagan porque lo han aprendido así y no lo corrijan por sí mismos.
  • Autoestimulación: En algunos casos, es posible que disfruten caminando así. El hecho de mantener el equilibrio andando de puntillas les puede resultar divertido o autoestimulatorio.
  • Estrés o ansiedad: Muchas personas con autismo padecen altos niveles de ansiedad. El hecho de tener ansiedad hace que la persona contraiga su musculatura y tenga el cuerpo más rígido, y es posible que esto se derive en un andar más rígido y de puntillas.

¿Qué puedo hacer si un niño con autismo anda de puntillas?

Primero de todo, es importante destacar que en la mayoría de casos, el caminar de puntillas desaparece por sí solo, pero aún así, si observáis que un niño con autismo anda de puntillas, recomendamos seguir los siguientes consejos:

  • Visitar el pediatra para que valore si existe un problema físico en los pies: Si existe un problema físico en los pies, el niño no va a dejar de andar de puntillas por sí solo, y será necesario un trabajo fisioterapéutico específico.

En el caso que no exista ningún problema físico en los pies:

  • No le obligues a andar normal. Obligarlo a andar normal no es la solución, pero sí que podemos irle diciendo que ande bien, apoyando todo el pie en el suelo. Es importante que le expliquemos que tiene que andar bien, que andando de puntillas puede hacerse daño. Pero obligarle a hacerlo bajo castigo, no es la solución.
  • Hablar con un profesional del autismo para que pueda valorar si existen dificultades en el procesamiento sensorial en los pies, para poderle ofrecer estrategias de integración sensorial para el niño.
  • Probar distintos zapatos y distintos calcetines, para saber si el problema reside en alguna determinada pieza de calzado.
  • Dar masajes en los pies: Si existen dificultades en el procesamiento sensorial en los pies, el hecho de hacer algo tan sencillo como masajes en los pies puede ayudar a tolerar más fácilmente los estímulos sensoriales.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar