Actividad física y autismo: los beneficios del deporte

La sociedad en la que vivimos se está convirtiendo, cada vez más, en una sociedad sedentaria, en una sociedad que le cuesta practicar deporte o hacer actividad física.

Para todas las personas es bueno realizar ejercicio, pero vamos a ver con más detalle la relación entre actividad física y autismo: los beneficios del deporte.

Las personas con autismo tienden a realizar menos deporte

Una revisión bibliográfica publicada en el año 2017 indica que los niños y niñas con autismo realizan menos actividad física comparados con los niños neurotípicos.

Cierto es que un grupo de personas con autismo, sobretodo aquellos con algún grado de discapacidad intelectual, con dificultades en la regulación emocional o con altos niveles de ansiedad generalizada, no pueden estar quietos y necesitan andar o estar realizando actividad constantemente.

Pero en general, las personas con autismo realizan menos ejercicio que el resto de la población.

Beneficios del deporte en personas con autismo

El deporte puede ser de enorme ayuda y un soporte terapéutico ideal para las personas con autismo. Estos son algunos de los beneficios que puede aportar la actividad física a una persona con autismo:

  • Beneficios físicos y de la salud: Obviamente, realizar deporte implica mejorar el físico de la persona y la salud de esta.
  • Mejoras en el sueño: La actividad física puede repercutir de forma positiva en la conciliación y mantenimiento del sueño en personas con autismo.
  • Mejoras en los niveles de ansiedad: Realizar deporte puede reducir los niveles de ansiedad y de estrés.
  • Incremento del estado de ánimo: La actividad física estimula los mecanismos cerebrales implicados en el bienestar anímico de la persona.

Hay que buscar qué deporte o qué actividad física es la mejor para la persona con autismo

Como siempre, dependerá de las características de la persona con autismo para escoger un tipo de actividad física u otra.

Habrá personas con autismo que el simple echo de andar será suficiente, o quizás, debido a sus limitaciones o características personales, será la única actividad física que podrá realizar.

Otras personas podrán realizar algún tipo de deporte con normas pero quizás de forma individual como podría ser la natación o el tenis, debido a posibles dificultades en la socialización.

En otros casos, quizás se pueden beneficiar mucho de deportes en grupo como el fútbol o el baloncesto, si sus características personales son indicadas para practicar estos tipos de deportes.

En el caso de los niños pequeños, ir en patinete, saltar en un trampolín infantil o jugar a juegos físicos, son excelentes opciones para realizar actividad física.

Y no nos podemos olvidar de preguntar a la persona con autismo qué tipo de actividad física le puede gustar más, sus intereses son muy importantes a la hora de realizar una actividad placentera como el ejercicio.

Compartir artículo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar