VIDEO – Rigidez de pensamiento en el autismo

Las personas con autismo muestran una rigidez de pensamiento que puede interferir de manera muy importante en su día a día.

Tener rigidez de pensamiento o también llamada rigidez cognitiva significa que esta persona presenta dificultades en aceptar, adaptarse o improvisar ante cambios de plantes repentinos o inesperados.

Fundación Orange junto al autismo

Uno de los grandes objetivos de la Fundación Orange es mejorar la calidad de vida de las personas con autismo, y con este objetivo elaboraron un vídeo divulgativo para concienciar a la sociedad sobre esta característica tan típica de las personas con autismo: la rigidez de pensamiento.

VIDEO

Rigidez de pensamiento en el autismo

La rigidez de pensamiento o rigidez cognitiva es una de las características más típicas de las personas con autismo.

Esta rigidez se traduce en comportamientos no deseados y en problemas de conducta ante situaciones inesperadas que la persona con autismo no es capaz de gestionar.

La rigidez cognitiva hace que las personas con autismo:

  • Desarrollen ansiedad ante pequeños cambios en sus rutinas habituales.
  • Tengan necesidad de seguir rutinas claras y predecibles.
  • No saber reaccionar ante situaciones que no esperan.
  • Puedan tener dificultades en pasar de un contexto a otro (el trayecto de casa a la escuela, por ejemplo).
  • Les cueste tolerar los cambios y tengan tendencia a hacerlo todo de la misma forma, de manera repetitiva.

¿Cómo ayudar a una persona con autismo en su rigidez de pensamiento?

Las personas con autismo necesitan ciertos apoyos para hacer que su día a día sea más fácil y compatible con sus características propias de la condición del autismo.

Las siguientes son una serie de pautas para hacer el entorno más fácil en relación a la rigidez de pensamiento de una persona con autismo:

  • Comprender que si una persona con autismo se pone nerviosa ante un cambio, no lo hace por mala educación, sino porque está sintiendo un malestar real.
  • Seguir rutinas claras en su día a día e intentar evitar los cambios de última hora.
  • Si hay un cambio en la rutina intentar anticipárselo previamente y explicarle qué es lo que haremos.
  • Introducir pequeños cambios controlados en la rutina de la persona con autismo para que se pueda acostumbrar a los cambios inevitables que todos tenemos en el día a día.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar