Intervención

espacio autismo dsm-5

El DSM-5, el manual de los Trastornos en Salud Mental

El DSM-5 es el manual donde se describen todos los trastornos y condiciones psicológicas y mentales y en este artículo podrás descargar el DSM-5 en pdf y de forma gratuita.

El nombre de DSM-5 son las iniciales de «Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, 5th edition», que traducido significa «Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales 5ª edición».

El manual DSM-5 junto con el CIE-11 son los dos manuales de referencia para el diagnóstico de cualquier trastorno o condición mental.

En este artículo vamos a explicar qué es el DSM-5 y qué nos dice este manual sobre el Trastorno del Espectro del Autismo (TEA).

Al final del artículo también os podréis descargar el DSM-5 en formato pdf y de forma gratuita.

🤔​ ¿Qué es el DSM-5?

El DSM es el sistema de clasificación de los trastornos mentales más utilizado a nivel internacional.

En este caso, al hablar del DSM-5 nos referimos a la quinta y más actual edición del manual, publicada en el año 2013.

En el manual DSM-5 se describen todos los trastornos mentales que conocemos a día de hoy y se detallan todos los criterios diagnósticos de cada uno de ellos.

Por lo tanto en el momento de realizar un diagnóstico los profesionales deben evaluar si la persona cumple o no con los criterios diagnósticos de alguno de los trastornos definidos en el DSM-5.

Si la persona cumple los criterios diagnósticos de alguno de los trastornos descritos en el DSM-5 se le puede dar el diagnóstico, pero si no los cumple no se debe dar el diagnóstico.

Así pues el DSM-5 sirve de guía para los especialistas en el momento de confirmar o descartar si existe o no un trastorno o una condición mental.

Más adelante en este artículo podrás descargar el DSM-5 completo en pdf y de forma gratuita

⚡​ El DSM-5 y el autismo

El Trastorno del Espectro del Autismo es una condición que afecta el desarrollo neurológico, mental y psicológico, y como tal está incluido en el manual DSM-5.

Por lo tanto en el momento de realizar una evaluación diagnóstica de una persona con sospechas de tener autismo es necesario comprobar si la persona cumple con los criterios diagnósticos del TEA que se describen en el DSM-5.

Para realizar esta evaluación diagnóstica se utilizan tests específicos del autismo como el ADOS-2 o el ADI-R, que deben ser aplicados por parte de un professional.

Con los resultados de estas pruebas el profesional determina si la persona cumple con los criterios diagnósticos del autismo y por lo tanto si aplica el diagnóstico o no.

También existen tests online para la evaluación del autismo que te indican si existe riesgo o no de tener autismo y decidir si acudir a un especialista para una evaluación formal o no.

Criterios diagnóstico del autismo

Los criterios diagnósticos del autismo en el DSM-5 se enmarcan en dos grandes áreas del desarrollo que son A. Comunicación e Interacción y B. Rigidez Cognitiva.

Además también se deben cumplir los criterios C, D, y E, que podéis leer a continuación.

Los criterios diagnósticos del autismo en el DSM-5

A. Deficiencias persistentes en la comunicación social y en la interacción social en diversos contextos, manifestado por lo siguiente, actualmente o por los antecedentes (los ejemplos son ilustrativos pero no exhaustivos):

  1. Las deficiencias en la reciprocidad socioemocional, varían, por ejemplo, desde un acercamiento social anormal y fracaso de la conversación normal en ambos sentidos pasando por la disminución en intereses, emociones o afectos compartidos hasta el fracaso en iniciar o responder a interacciones sociales.
  2. Las deficiencias en las conductas comunicativas no verbales utilizadas en la interacción social, varían, por ejemplo, desde una comunicación verbal y no verbal poco integrada pasando por anomalías del contacto visual y del lenguaje corporal o deficiencias de la comprensión y el uso de gestos, hasta una falta total de expresión facial y de comunicación no verbal.
  3. Intereses muy restringidos y fijos que son anormales en cuanto a su intensidad o foco de interés (p. ej., fuerte apego o preocupación por objetos inusuales, intereses excesivamente circunscritos o perseverantes).

B. Patrones restrictivos y repetitivos de comportamiento, intereses o actividades, que se manifiestan en dos o más de los siguientes puntos, actualmente o por los antecedentes (los ejemplos son ilustrativos pero no exhaustivos):

  1. Movimientos, utilización de objetos o habla estereotipados o repetitivos (p. ej., estereotipias motoras simples, alineación de los juguetes o cambio de lugar de los objetos, ecolalia, frases idiosincrásicas).
  2. Insistencia en la monotonía, excesiva inflexibilidad de rutinas o patrones ritualizados de comportamiento verbal o no verbal (p. ej., gran angustia frente a cambios pequeños, dificultades con las transiciones, patrones de pensamiento rígidos, rituales de saludo, necesidad de tomar el mismo camino o de comer los mismos alimentos cada día).
  3. Intereses muy restringidos y fijos que son anormales en cuanto a su intensidad o foco de interés (p. ej., fuerte apego o preocupación por objetos inusuales, intereses excesivamente circunscritos o perseverantes).
  4. Hiper- o hiporeactividad a los estimulos sensoriales o interés inhabitual por aspectos sensoriales del entorno (p. ej., indiferencia aparente al dolor/temperatura, respuesta adversa a sonidos o texturas específicos, olfateo o palpación excesiva de objetos, fascinación visual por las luces o el movimiento).

C. Los síntomas han de estar presentes en las primeras fases del período de desarrollo (pero pueden no manifestarse totalmente hasta que la demanda social supera las capacidades limitadas, o pueden estar enmascarados por estrategias aprendidas en fases posteriores de la vida).

D. Los síntomas causan un deterioro clínicamente significativo en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento habitual.

E. Estas alteraciones no se explican mejor por la discapacidad intelectual (trastorno del desarrollo intelectual) o por el retraso global del desarrollo. La discapacidad intelectual y el trastorno del espectro del autismo con frecuencia coinciden; para hacer diagnósticos de comorbilidades de un trastorno del espectro del autismo y discapacidad intelectual, la comunicación social ha de estar por debajo de lo previsto para el nivel general de desarrollo.

Del autismo al Trastorno del Espectro del Autismo (TEA)

Con la publicación del DSM-5 vino un enorme cambió respecto el anterior manual diagnóstico DSM-4-TR en relación al autismo.

En el DSM-4-TR existía el Autismo y la Síndrome de Asperger como dos diagnósticos diferenciados, hecho que llevaba a muchas confusiones y a diagnósticos poco claros.

Así pues con la publicación del DSM-5 los especialistas que lo redactaron decidieron eliminar la categoría de Autismo y la de Síndrome de Asperger y las unificaron en el actual Trastorno del Espectro del Autismo (TEA).

Por lo tanto desde el año 2013 se utiliza el diagnóstico de TEA, poniendo especial énfasis en el concepto de «espectro», ya que el TEA puede presentarse con distintos grados de severidad.

Pero a pesar de que el diagnóstico oficial sea de TEA comúnmente seguimos utilizando la palabra autismo para abreviar el concepto de Trastorno del Espectro del Autismo.

Por lo que hace a los grados el DSM-5 divide el TEA en autismo de grado 1, autismo de grado 2 y autismo de grado 3 en función de la severidad de la sintomatología.

✍️​ ¿Quién redacta el DSM-5?

El DSM está desarrollado por la Asociación Estadounidense de Psiquiatría (APA) y su primera edición fue publicada en el año 1952 (DSM-1), y hasta a fecha de hoy han habido numerosas revisiones y actualizaciones del manual a medida que se han hecho avances en el entendimiento sobre la salud mental, hasta llegar a la quinta edición actual, el DSM-5, publicada en el año 2013.

¿Sospechas de tener autismo?

Realizar TEST AUTISMO ONLINE

Para TODAS las edades y RESULTADOS immediatos

Mutismo selectivo y autismo - ESPACIO AUTISMO

Mutismo selectivo y Autismo

El mutismo selectivo es un trastorno de ansiedad que hace que las personas que lo sufren sean incapaces de hablar en determinadas situaciones.

El mutismo selectivo y el autismo pueden darse de forma simultánea en una misma persona.

Esto significa que las personas con autismo pueden tener también, aparte de autismo, mutismo selectivo.

El mutismo selectivo es una condición poco frecuente pero que cuando ocurre interfiere mucho en el desarrollo diario de la persona.

Pero en el caso de las personas con autismo el mutismo selectivo se da de forma más frecuente, y es por este motivo que vamos a hablar sobre ello en este artículo.

¿Qué es el mutismo selectivo?

El mutismo selectivo es una condición en la que el niño es capaz de hablar, comunicarse y sociabilizarse en ciertos contextos pero incapaz de hacerlo en otros.

El nombre de mutismo selectivo se puso precisamente porque en las situaciones donde la persona es incapaz de comunicarse verbalmente puede parecer que esta sea muda.

El mutismo selectivo, tal y como explicaremos más adelante, es un trastorno de ansiedad, por lo que esta incapacidad de hablar en ciertas situaciones son debidas a altos niveles de ansiedad.

Síntomas del mutismo selectivo

Los síntomas del mutismo selectivo son muy evidentes en la mayoría de los casos ya que es muy claro cuando estos ocurren.

Los principales síntomas del mutismo selectivo son los siguientes:

  • La persona habla y se relaciona correctamente en casa u otros lugares, pero no habla nada o prácticamente nada en otros contextos.
  • En los contextos donde la persona es incapaz de hablar a menudo se queda como paralizada, quieta, incapaz de reaccionar.
  • En los contextos donde la persona es incapaz de hablar, en algunos casos intentan responder a través de gestos o expresiones con la cara.

Causas del mutismo selectivo

El mutismo selectivo es un trastorno de ansiedad y por lo tanto es causado por altos niveles de ansiedad en las situaciones donde la persona es incapaz de hablar.

Lo más habitual es que el mutismo selectivo aparezca entre los 3 y 5 años, y suele tender a desaparecer o disminuir cuando el niño es mayor de 5 años.

Pero hay casos más severos donde el mutismo selectivo se cronifica y permanece durante la adolescencia y la adultez

Que el mutismo selectivo sea un trastorno de ansiedad significa que el niño es incapaz de hablar por su alto nivel de ansiedad, y no es que no quiera hablar por capricho.

Por lo tanto el mutismo selectivo no debe ser considerado como una decisión que toma el niño de no hablar, sino como una situación en la que este no puede hablar por altos niveles de ansiedad.

¿Sospechas de tener autismo?

Realizar TEST AUTISMO ONLINE

Para TODAS las edades

Mutismo selectivo y autismo

Muchas veces se confunde el mutismo selectivo con el autismo, ya que las dos condiciones tienen ciertas características en común.

Es muy frecuente confundir las dos condiciones porque tanto los niños con mutismo selectivo como los niños con autismo pueden no responden a las preguntas que otros les realizan.

Los niños con autismo y los niños con mutismo selectivo también pueden quedarse callados en determinadas situaciones sociales y en otras desenvolverse de forma más adecuada.

Pero aunque estas características se den en las dos condiciones, los motivos por los que se dan en una y en otra son totalmente distintos.

Por lo tanto una misma conducta puede ser porque un niño tiene autismo o porque tiene mutismo selectivo, y la forma de trabajarlo también serán distintas.

Diferencias entre Mutismo Selectivo y Autismo

Las personas con autismo y las personas con mutismo selectivo pueden mostrar la misma conducta de ser incapaces de hablar en determinadas situaciones.

Pero la diferencia es que la causa entre esta conducta en el autismo y en el mutismo selectivo es completamente distinta.

En el caso del mutismo selectivo, como ya hemos explicado en este artículo, la causa de ser incapaces de hablar es por ansiedad.

El mutismo selectivo es un trastorno de ansiedad donde en determinadas situaciones el nivel de ansiedad es tan alto que la persona es incapaz de hablar y se queda «congelada».

En cambio, en el caso del autismo la causa de que la persona se quede callada en determinadas situaciones es debido a sus pocas habilidades en la comunicación y la interacción social.

Mutismo selectivoAutismo
Motivo por el que no hablanPor altos niveles de ansiedadPor pocas habilidades en comunicarse e interaccionar
Diferencias entre Mutismo Selectivo y Autismo

El autismo es un trastorno que afecta principalmente en las áreas de la comunicación y la interacción social, y es muy habitual que la persona se quede callada porque no sabe como interaccionar y comunicarse en esa situación.

Así pues en el mutismo selectivo la persona será incapaz de hablar por altos niveles de ansiedad, y en el autismo por pocas habilidades en comunicarse e interaccionar.

¿Una misma persona puede tener Autismo y Mutismo Selectivo?

Una misma persona puede tener Autismo y Mutismo Selectivo, y en estos casos la mejora y el tratamiento se vuelven más complejos.

En los casos donde una persona tiene autismo y mutismo selectivo significa que esta persona, en determinadas situaciones es incapaz de hablar por altos niveles de ansiedad y en otras situaciones por dificultades en la comunicación e interacción.

Por lo tanto las personas con autismo y mutismo selectivo tendrán las dificultades en la comunicación e interacción propias del autismo y los altos niveles de ansiedad social propios del mutismo selectivo.

Así pues las personas con autismo y mutismo selectivo deberán recibir la terapia propia del autismo para aprender habilidades sociales y comunicativas y también la terapia propia del mutismo selectivo para reducir los niveles de ansiedad social.

Tratamiento para el Mutismo Selectivo

El tratamiento para el mutismo selectivo debe se realizado desde una perspectiva psicoterapéutica y en casos más severos también se pueden administrar fármacos para reducir la ansiedad.

Es muy importante que el terapeuta que aplica el tratamiento esté formado en mutismo selectivo, ya que se si presiona demasiado a la persona el mutismo selectivo puede empeorar.

Tratamiento psicoterapéutico

Desde la perspectiva psicoterapéutica el mutismo selectivo debe ser tratado a través de la exposición gradual a situaciones donde la persona es incapaz de hablar.

Para realizar la exposición gradual se debe realizar un listado de situaciones donde la persona se siente ansiosa y no puede hablar.

Este listado debe ordenarse desde las situaciones que le generan menos ansiedad a las que le generan más ansiedad.

A través de la exposición gradual la persona se enfrenta primero a las situaciones que le generan menos ansiedad, con la ayuda del terapeuta, y a medida que va siendo capaz de hablar en estas situaciones se pasa a situaciones que le generen más ansiedad.

Es muy importante no presionar en exceso ni exponer a la persona a situaciones que le generen demasiada ansiedad, ya que esto podría empeorar el mutismo selectivo.

Tratamiento farmacológico

En situaciones donde el mutismo selectivo es más severo y donde no se observan mejoras notables con el tratamiento psicoterapéutico se suele optar por introducir tratamiento farmacológico.

El tratamiento farmacológico tiene como objetivo reducir la ansiedad, y por lo tanto se suelen utilizar fármacos ansiolíticos.

El tratamiento farmacológico debe ser siempre complementario al tratamiento psicoeducativo, ya que este último es el más efectivo e indispensable.

La administración de fármacos siempre debe ser pautada y controlada por parte de un psiquiatra especialista.

test autismo para adultos - ESPACIO AUTISMO

Realizar test de autismo para adultos online

Si buscas un test de autismo para adultos en este artículo podrás realizar uno online y completamente gratuito.

Pero antes de realizarlo es necesario entender como interpretar los resultados del test de autismo para adultos y comprender en qué consiste una evaluación profesional del autismo.

En este artículo podréis realizar el test Cociente de Espectro Autista Abreviado (AQS) y obtener los resultados al instante y gratis.

En función de los resultados se recomendará consultar con un especialista para realizar una evaluación diagnóstica profesional del autismo.

⚡​ Test de autismo para adultos (AQS)

El test de autismo para adultos Cociente de Espectro Autista Abreviado (AQS) fue publicado en el año 2010 a través del artículo del artículo The Construction and Validation of an Abridged Version
of the Autism-Spectrum Quotient (AQ-Short)
.

Los resultados de este test no constituyen un diagnóstico formal de autismo, pero sí que puede aportar información a todos aquellos adultos que tienen sospecha de tener Trastorno del Espectro del Autismo (TEA).

¿Cuándo utilizar el test AQS?

El uso del test AQS es adecuado para adultos mayores de 18 años con una inteligencia dentro de la normalidad o superior.

El test es respondido por la misma persona que tiene sospechas de poder tener autismo.

Uno de los principales beneficios del test AQS es que se responde en tan solo unos 10 minutos y puede ser realizado online, obteniendo los resultados al instante.

EdadesMayores de 16 años con CI normal o superior
Tiempo de aplicación10 minutos aprox.
AdministraciónCuestionario online
ResultadosPuntuación del riesgo de que exista autismo
Características del AQS

El resultado del test nos indicará si existe una alta, media o baja presencia de síntomas de autismo en la persona.

En función de si existe una presencia significativa de síntomas de autismo se recomendará acudir a un especialista para realizar una evaluación diagnóstica del autismo.

📝​ REALIZAR TEST (AQS)

Test de autismo para adultos

(mayores de 16 años)

🔍 INTERPRETAR RESULTADOS

Los autores del test AQS para la valoración de la sintomatología del TEA en adultos consideran que si se obtiene un resultado igual o superior a 65 significa que existe una alta probabilidad de que la persona tenga TEA.

Puntuación test AQSResultado
65 a 112Alta presencia de rasgos del autismo
40 a 64Media presencia de rasgos del autismo
0 a 39Baja presencia de rasgos del autismo
Interpretación de los resultados del test AQS

Aunque el punto de corte sea en el punto 65, si obtenemos resultados inferiores y seguimos teniendo serias sospechas de autismo, es importante contactar con un especialista para realizar una evaluación formal del autismo.

💥​ Información importante sobre el test AQS

Es importante destacar cierta información sobre el test del autismo para adultos AQS a la hora de realizarlo e interpretar los resultados.

Este test es muy útil porque es muy rápido de realizar, online y obteniendo los resultados al instante.

Pero estos resultados sirven para evaluar la presencia de sintomatología compatible con el autismo, pero en ningún caso supone un diagnóstico formal de autismo.

Este test sirve para

El test AQS para el autismo en adultos sirve para aportar información a todos aquellos adultos que tengan sospechas de tener autismo.

Es decir que este test nos indica de forma muy rápida si tenemos síntomas compatibles con el autismo.

Si obtenemos una puntuación de ≥65 es importante consultar a un especialista para realizar una exploración profesional.

Pero aunque obtengamos una puntuación inferior a 65, si existen sospechas fundamentadas de la presencia de autismo, es importante consultar igualmente con un especialista.

Este test no sirve para

Los resultados del test de autismo para adultos AQS no constituyen un diagnóstico de autismo.

Esto significa que el test AQS es un cuestionario de autoevaluación donde obtenemos información sobre si tenemos características propias y compatibles con el TEA, pero en ningún caso es un diagnóstico.

El diagnóstico del autismo es un proceso muy complejo que debe ser realizado por profesionales a través de pruebas específicas como el ADOS-2 o el ADI-R.

​❓​ Preguntas frecuentes

¿Se puede diagnosticar autismo cuando eres adulto?

Existen muchos casos en el que el autismo no es diagnosticado hasta la adolescencia o adultez. Principalmente casos de autismo leve.

¿Cómo saber si tengo autismo siendo adulto?

Para saber si un adulto tiene autismo un especialista debe aplicar tests específicos como el ADOS-2 y el ADI-R. Pero también existen tests online para evaluar el riesgo de tener autismo, aunque no son suficientes como para justificar un diagnostico.

¿Cuándo desaparece el autismo?

El autismo es una condición de por vida, es decir que el autismo no se cura. Pero sí que es cierto que las personas con autismo pueden tener buenas mejoras con una intervención y estimulación de calidad.

Bibliografia sobre test de autismo para adultos

ESPACIO AUTISMO - consejos jugar niño con autismo

5 consejos para jugar con un niño con autismo

Jugar con un niño pequeño con autismo que tenga tendencia a jugar de forma aislada o solitaria puede ser una tarea complicada.

Saber cómo jugar con un niño pequeño con autismo es de vital importancia porque a través del juego se crea interacción entre el adulto y el niño.

Ser capaces de crear esta interacción social a través del juego es clave porque con esta se desarrollan muchas de las habilidades sociales y comunicativas del niño.

De hecho gran parte de las terapias de estimulación de los niños pequeños con autismo se realizan a través del juego entre el adulto y el niño.

La importancia del juego en el desarrollo de los niños

A través del juego compartido los niños desarrollan áreas tan importantes como las habilidades sociales, la comunicación o la imaginación.

El juego compartido entre un adulto y un niño es clave para el desarrollo del niño y en el caso de los niños neurotípicos el juego se da de forma muy natural y simple.

Con el juego compartido se establece interacción entre el adulto y el niño, de forma que el niño va aprendido a interactuar, como comunicarse e imitar las acciones que el adulto va realizando.

Pero este juego que se da de forma tan natural entre el adulto y el niño neurotípico, en el caso de los niños con autismo puede ser muy difícil de establecer.

El juego compartido en los niños con autismo

En los niños con autismo el juego compartido puede ser realmente difícil de realizar.

Los niños con autismo presentan dificultades para interaccionar con los demás, y por lo tanto les costará también establecer un juego interactivo con otra persona.

Y esto es un pez que se muerde la cola, porque el niño con autismo no establecerá juego con el adulto porque no sabe como interaccionar con él, y al no establecer juego compartido seguirá sin aprender a interaccionar con el adulto.

Por este motivo en la intervención precoz de los niños con autismo se pone mucho foco en el desarrollo del juego compartido entre el adulto y el niño con TEA.

De hecho este juego compartido es la base de la estimulación precoz de los niños pequeños con TEA.

Existen una serie de estrategias o consejos que pueden facilitar a los adultos establecer juego con un niño con autismo.

En este artículo os compartimos lo que pensamos que son 5 consejos muy útiles para jugar con un niño con autismo.

5 consejos para jugar con un niño con autismo:

1. Observa qué le gusta al niño y juega con eso

Para compartir el juego con un niño pequeño con autismo tenemos jugar con lo que a él le guste.

Es importante seguir su iniciativa y sus intereses al jugar. No importa que su interés sea algo peculiar o poco funcional, tenemos que jugar con eso.

Si le gustan las luces, juega con una linterna, si le gusta dar vueltas a las ruedas de un coche, juego con él a dar vueltas a las ruedas de un coche, y si le gustan los dinosaurios, juega con dinosaurios.

Aunque lo que le guste jugar al niño sea relacionado con alguno de sus intereses restringidos, jugamos con este interés, no hay problema.

Si le obligamos a jugar con algo que sea más común pero que a él no le interesa sólo conseguiremos que se vaya y no quiera jugar con nosotros.

En toda la etapa vital de una persona con autismo facilitar los aprendizajes y la interacción a través de sus intereses es fundamental, pero cuando son pequeños todavía lo es más.

Una de las estrategias clave para saber a qué jugar con un niño con autismo es esperar y observar.

Esto significa que hay que dejar que el niño escoja un juguete o material y cuando veamos que muestra interés por él intentamos introducirnos en su juego para que sea cooperativo.

Es mejor hacerlo así y no proponer una actividad que el niño no quiera hacer y que se vaya sin jugar con nosotros.

2. Busca la sonrisa del niño

Una vez has identificado lo que le gusta al niño pequeño con autismo, tienes que buscar la manera de jugar disfrutando juntos.

Volviendo a los ejemplos anteriores, puedes mover muy rápido las ruedas del coche y hacerle cosquillas, enfocar con la luz a tu cara y hacer sonidos divertidos o coger los dinosaurios y hacerlos saltar haciendo ruidos.

Es imprescindible divertir al niño con autismo, aunque sea de formas que a otros niños quizás no les divertiría, para incentivar el juego compartido con el adulto.

Uno de los objetivos a estimular en un niño con autismo es el interés y la motivación social, que vea que jugar e interaccionar con los demás es divertido.

Para conseguir más interés y motivación hacia la interacción con los otros hay que conseguir que el niño se divierta jugando con nosotros, para que vaya descubriendo que jugar con los demás es divertido.

3. Combina juegos con objetos y juegos sin objetos

Es importante jugar con los objetos y juguetes que al niño le interesan, y a partir de estos crear situaciones divertidas para motivar su participación en juegos compartidos.

Pero también tenemos que realizar juegos sin objetos, lo que técnicamente se llaman Rutinas Sociales Sensoriales (RSS).

El principal beneficio de las Rutinas Sociales Sensoriales, es decir las dinámicas de juego sin objetos, es que hay mucha interacción entre el niño y el adulto.

Algunos ejemplos de Rutinas Sociales Sensoriales pueden ser:

  • Jugar a hacer cosquillas
  • Hacer el avión con el niño en brazos
  • Agarrarlo y tirarlo hacia arriba
  • Juegos de falda típicos como el caballito o 5 lobitos
ESPACIO AUTISMO - Rutina Social Sensorial de cosquillas
Imagen 1. Rutina Social Sensorial de cosquillas

Lo que tienen en común todos estos juegos es que no hay objeto, y por lo tanto toda la atención del niño estará en el adulto, ya que no estará atento ni desviará la atención hacia objetos, porque no los habrá.

Así pues con estos juegos se puede estimular mucho la interacción social entre el adulto y el niño, como observamos en la imagen 1.

Por lo tanto cuando jugamos con un niño con autismo deberemos ser conscientes de compaginar entre juegos con objetos y juegos sin objetos, ya sea a través de cosquillas, cantando canciones, o juegos típicos de falda.

4. Crea juegos circulares, que se repitan

A los niños con autismo les puede costar entender las cosas que no han experimentado previamente o las cosas imprevisibles.

Es por este motivo que muchas veces los niños con autismo realizan juegos repetitivos, repitiendo la misma secuencia de acciones una y otra vez.

Como lo que queremos es compartir el juego con el niño con autismo y que este se lo pase bien es importante realizar juegos en los que él se sienta cómodo.

Para que el niño se sienta cómodo tenemos que partir de su forma de jugar y por lo tanto crear juegos que se repitan y que sean previsibles para él.

La idea es realizar conjuntamente el juego que hemos observado que el niño realiza y que disfruta haciendo, y poco a poco ir introduciendo variaciones para que no sea tan repetitivo.

Por ejemplo si el niño juega a tirar coches por una rampa una y otra vez, jugaremos con él a tirar coches por la rampa de forma repetitiva para conseguir hacer un juego compartido y que el niño disfrute.

Pero poco a poco tenemos que ir introduciendo variaciones para que no sea tan repetitivo, como hacerlo bajar por otra rampa, o deslizarlo por el sofá o por cualquier otra superficie inclinada.

5. Cuando se canse de la actividad, seguimos su iniciativa

Cuando vemos que el niño pierde interés por la actividad que estamos realizando, terminamos el juego y volvemos al consejo 1: observar con qué se interesa ahora e intentar introducirnos en la nueva actividad que él a escogido.

Así pues cuando el niño se cansa de una actividad, aunque la deje a medias, la terminamos o la recogemos.

Seguidamente observamos con qué está interesado ahora y volvemos a introducirnos en su juego buscando la sonrisa y el juego circular.

También es importante no intentar que todas las actividades sean compartidas con el adulto y dejarle un tiempo de descanso jugando solo, sobretodo si vemos que se ha cansado de jugar con el adulto.

A modo de resumen

La idea resumida y secuenciada de estos 5 consejos para jugar con un niño con autismo son los siguientes:

  1. Observar a qué le gusta jugar al niño e introducirnos en su juego respetando la forma de jugar que él quiere
  2. Durante el juego hay que intentar que sea divertido para estimular su interés y motivación social.
  3. Adaptarnos a su forma de jugar y que el juego sea circular, que se vaya repitiendo la misma secuencia.
  4. Cuando el niño pierda interés en la actividad terminamos el juego y volvemos a observar con qué se interesa ahora para volver a introducirnos en su juego.

Preguntas frecuentes

¿Qué juegos les gusta a los niños autistas?

En general les suelen gustar juegos que se repitan la misma secuencia, lo que llamamos juegos circulares. Les suelen gustar mucho los juegos de tipo sensorial (con luces, con música o juegos saltar y de movimiento). También les gustará todo eso que gire alrededor de sus intereses restringidos.

¿Cómo puedo jugar con un niño autista?

Deja que él escoja el juego o actividad. Observa cómo juega y qué es lo que le gusta. No intentes cambiar su fora de jugar e intenta participar jugando como lo hace él. Poco a poco puedes intentar introducir variaciones en el juego para que no sea tan repetitivo y más creativo.

¿Por qué es importante estimular a los niños con autismo a través del juego?

A través del juego interactivo con los adultos y con los demás niños y niñas se desarrollan muchas de las habilidades sociales y comunicativas. Por este motivo es importante estimular al niño con autismo a través del juego, y enseñarle así a ser participe del juego de los demás para poder así desarrollar sus habilidades sociales y comunicativas.

ESPACIO AUTISMO - Terapia MeRT autismo

Terapia MeRT para el autismo: ¿ENGAÑO o EFECTIVA?

La terapia MeRT para el autismo ha tenido bastante repercusión médiatica durante los últimos años. ¿Pero es realmente efectiva la terapia MeRT o es un engaño?

El tratamiento MeRT (por las siglas en inglés de Magnetic e-Resonance Therapy) se basa en la estimulación magnética transcraneal y es utilizado para prácticamente cualquier aspecto de la salud mental, aunque carece de soporte y rigor científico.

En este artículo vamos a analizar los datos que nos ofrece el tratamiento MeRT para concluir si es un engaño o si sus efectos son indicados como terapia para las personas con autismo.

Pero de entrada ya avanzamos que cuando una misma terapia es utilizada para cualquier campo de la salud mental probablemente es que sea un engaño o carezca de evidencia científica como tratamiento.

¿Qué es la terapia MeRT?

La Terapia MeRT (por las siglas en inglés de Magnetic e-Resonance Therapy) también es llamada terapia EMT (por las siglas en español de Estimulación Magnética Transcraneal).

Esta terapia se basa en la técnica de la estimulación magnética transcraneal y sus defensores la recomiendan para el tratamiento de prácticamente todas las condiciones de la salud mental.

El objetivo de esta terapia es estimular de forma personalizada la corteza cerebral y los nervios de los músculos del cuero cabelludo de la persona.

La terapia MeRT funciona a través de los siguientes pasos:

  1. Análisis de la actividad cerebral: A través de electroencefalogramas se analiza la actividad cerebral de la persona, con el objetivo de identificar las áreas que se muestran débiles o con poca actividad.
  2. Estimulación Magnética Transcraneal: Con estimulación magnética transcraneal se pretenden estimular estas áreas identificadas.
ESPACIO AUTISMO - Terapia MeRT y Autismo
Estimulación Magnética Transcraneal (Terapia MeRT)

La terapia MeRT es utilizada para el tratamiento de diferentes condiciones neurológicas y psiquiátricas, aunque carece del respaldo de estudios científicos rigurosos.

Los defensores de este método explican que se puede utilizar para tratar los síntomas de la depresión, ansiedad, autismo, TDAH, estrés postraumático, lesión cerebral, insomnio y adicciones.

Desde Espacio Autismo explicamos que cuando en el campo de la salud mental un mismo método terapéutico es recomendado para tantas condiciones distintas, lo más probable es que este método no sea efectivo ni indicado.

Terapia MeRT y autismo

Los defensores de la terapia MeRT explican que entre muchas otras condiciones esta terapia también es indicada para la mejora de los síntomas propias del autismo.

Existen algunos estudios referentes a la terapia MeRT y el autismo. Pero la metodología y los resultados de estos no nos ofrecen suficiente información como para concluir si esta terapia es indicada o no.

De forma genérica los resultados de estos estudios mostraron moderadas mejoras en aspectos como las estereotipias y la irritabilidad de algunas personas con autismo.

Estas mejoras fueron transitorias ya que no permanecieron en el tiempo más de 6 meses.

La terapia además no mostró efectos secundarios de gravedad más allá de dolores de cabeza leves.

¿Es efectiva la terapia MeRT para las personas con autismo?

La terapia MeRT sigue estando en fase experimental. Pero hoy en día no existe interés en estudiarla debido a los pobres resultados de efectividad de los estudios de los que disponemos.

Por lo tanto aunque esta terapia no parece ser contraindicada para las personas con autismo, tampoco nos ofrece buenos resultados.

Así pues podemos concluir que la terapia MeRT no es una buena terapia para la estimulación del desarrollo de las personas con autismo.

Probablemente esta terapia no hará ningún daño a la persona, pero tampoco obtendrá mejoras con esta y por lo tanto será una perdida de dinero y de tiempo.

Dinero y tiempo que se puede invertir en terapias con evidencia científica para el autismo. Terapias especialmente diseñadas para las personas con TEA que sabemos que ayudan a su desarrollo.

Precios desorbitados. Mercaderes de esperanza

Existen terapias como el MMS o clorito de sodio que no son efectivas para el autismo pero que además pueden ser peligrosas para la salud de la persona.

La terapia MeRT no es efectiva para mejorar las habilidades de las personas con autismo, pero por lo que parece tampoco tiene efectos negativos en la salud de las personas en las que se emplea.

Pero se puede considerar estafa cuando los precios de estas sesiones son desorbitados, prometiendo la curación de la persona con autismo.

El autismo es una condición que no tiene cura, y por lo tanto quien prometa «curar» el autismo, está engañando.

Los precios de estas intervenciones pueden ser variables, pero constan datos que, por ejemplo en Panamá se cobran hasta 10.000 dólares americanos por sesión.

En los otros países los precios rondan las mismas cantidades y son muchas las familias que se han hipotecado con la esperanza del éxito de esta terapia, que nunca va a llegar.

Por lo tanto aunque esta intervención no sea perjudicial por la saluda de la persona, sí que puede tener efectos muy negativos tanto económicos como de falsa esperanza.

No existen tratamientos miraculosos para el autismo. Por lo tanto se puede considerar como una estafa cuando alguien promete esperanza o «curación» a cambio de cantidades tan elevadas de dinero.

¿Cómo saber si una terapia es indicada para el autismo?

Frente a tan cantidad de terapias para el autismo sin bases científicas ¿cómo podemos identificar las terapias indicadas para el TEA?

Esta es la principal pregunta que se realiza una familia tras recibir el diagnóstico de su hijo o hija.

En la Academia Espacio Autismo existe el curso «Principios básicos de la intervención en niños con autismo» especialmente diseñado para saber identificar una intervención de calidad.

De forma resumida, una buena intervención debe cumplir los siguientes criterios:

  • Intervención psicoeducativa basada en principios cognitivos y conductuales
  • Realizada por terapeutas especializados en autismo
  • Los terapeutas forman a los padres y los implican en la intervención
  • Aplicación de metodologías y técnicas con evidencia científica
  • Tener objetivos claros de trabajo y consensuarlos con los padres
  • Dar especial importancia al desarrollo de la comunicación, las habilidades sociales y el juego
  • Ayudar a los padres a gestionar las conductas problemáticas que interfieren en el desarrollo diario del niño o niña y de la familia

Así pues existen metodologías y programas de intervención que cuentan con respaldo científico y los terapeutas deben estar formados en ellos.

Modelos terapéuticos como el Modelo Denver, el programa PECS, el modelo SCERTS, o la terapia Floortime, entre otros.

A nivel de diagnóstico también existen pruebas especialmente validadas para el diagnóstico del autismo como el ADOS-2, el ADI-R o el M-CHAT-R.

Preguntas frecuentes

¿Qué es la terapia MeRT?

El tratamiento MeRT (por las siglas en inglés de Magnetic e-Resonance Therapy) se basa en la estimulación magnética transcraneal y es utilizado para prácticamente cualquier aspecto de la salud mental, aunque carece de soporte y rigor científico.

¿Cuánto cuesta la terapia de Estimulación Magnética Transcraneal?

Los precios suelen ser desorbitados a cambio de prometer una «curación» del autismo. Por ejemplo en Panamá una sola sesión puede rondar los 10.000 dólares americanos, y en los otros países los precios son parecidos.

¿Cuál es el mejor tratamiento para el autismo?

Los tratamientos o intervenciones dirigidas a personas con autismo deben tener evidencia científica y estar especialmente diseñados para el desarrollo de las habilidades de las personas con autismo.

Espacio Autismo - Horario visual

Los horarios visuales para las personas con autismo

Los horarios visuales son una de las herramientas más útiles para ayudar a las personas con autismo a estructurar su tiempo, anticipar lo que van a realizar y mejorar así su calidad de vida.

Las personas con autismo necesitan saber qué van a realizar y tener el día estructurado y claro.

Así pues a través de los horarios visuales podemos representar con pictogramas lo que se va a realizar durante el día o parte del día.

💥​ ¿Qué es un horario visual?

Un horario visual es una representación visual de las actividades que vamos a realizar durante el día o durante parte del día.

El concepto de horario visual es muy sencillo de comprender ya que todos utilizamos horarios en nuestro día a día.

Todas las personas utilizamos horarios o agendas para tener claro lo que tenemos que hacer durante el día, pero los horarios visuales estan adaptados a las características del autismo.

Es decir que en el caso de las personas con autismo, tal y como explicaremos más adelante, utilizamos los horarios visuales porque se adaptan perfectamente a su condición.

Además el uso de los horarios visuales es muy efectivo en personas con autismo sea cuál sea su grado de severidad, ya sea autismo de grado 1, autismo de grado 2 o autismo de grado 3.

Horarios visuales y autismo

Los horarios visuales están compuestos por pictogramas o fotografías que representan cada una de las actividades a realizar.

Para explicar de forma clara en qué consisten los horarios visuales específicamente diseñados para personas con autismo vamos a utilizar algunos ejemplos.

Ejemplo 1:

En este ejemplo vemos un horario visual donde se estructura y se anticipan las actividades a realizar durante la mañana.

Como vemos en el horario se estructuran las actividades desde que el niño con autismo se despierta hasta que se va a la escuela.

Las actividades a realizar serán, como vemos representadas con pictogramas: levantarse, ir al baño, cambiarse, desayunar e ir a la escuela.

Finalmente hay un pictograma de una casa para que tenga claro que después de la escuela volverá a casa.

ESPACIO AUTISMO - ejemplo horario visual
Ejemplo 1. Horario visual

Los pictogramas están unidos al horario visual con velcro y la idea es ir retirando los pictogramas a medida que se vayan terminando las actividades.

Así pues de esta forma siempre quedará arriba del todo el pictograma de la actividad que estamos realizando.

Por lo tanto cuando una actividad termina vamos con el niño al horario, retiramos el pictograma de la actividad y empezamos la actividad del siguiente pictograma.

Ejemplo 2:

Este ejemplo de horario visual es muy parecido al anterior, pero tiene una peculiaridad que hace que su uso sea todavía más claro para las personas con autismo.

En este horario visual también se utilizan pictogramas o fotografías reales que representan determinadas actividades.

Como vemos en este caso el horario visual anticipa las actividades a realizar en el colegio desde que llegan y realizan el «círculo de bienvenida» hasta el almuerzo del mediodía.

ESPACIO-AUTISMO-ejemplo-horario-visual
Ejemplo 2. Horario visual

Pero lo que hace especial este horario es que la actividad que se está realizando se coloca en el recuadro amarillo. Por lo tanto en este momento, en el ejemplo de la imagen, se está realizando el «círculo».

Cuando se termine esta actividad se retirará del recuadro amarillo, se guardará y se colocará en el recuadro la siguiente actividad (en este caso el desayuno).

Este diseño de horario visual es útil y todavía más claro para algunas personas con autismo porque queda muy clara la actividad que toca realizar en este momento.

​🤔 ¿Por qué utilizar horarios visuales para las personas con autismo?

El uso de horarios visuales es muy indicado para todas las personas con autismo, desde personas con autismo leve hasta personas con autismo y discapacidad intelectual.

No es casualidad que los horarios visuales sean tan efectivos, ya que cumplen dos características importantísimas en la mayoría de personas con autismo.

Una de las características de los horarios visuales es que dan estructura y anticipación, que es precisamente algo que las personas con autismo necesitan.

La otra característica es que realizando el horario con pictogramas o imágenes se da la información de forma visual, la forma que mejor procesan las personas con autismo.

A continuación vamos a explicar de forma más detallada estas dos características de los horarios visuales.

Personas con autismo: necesidad de estructura y anticipación

La mayoría de personas con autismo tienen la necesidad de tener el día estructurado de forma clara y muchas veces necesitan saber exactamente lo que va a pasar durante la jornada.

Así pues a las personas con autismo les puede resultar muy difícil gestionar la incertidumbre. Es por este motivo que es muy importante que sepan exactamente lo que va a pasar durante el día.

Si no tienen claro lo que va a pasar les suele generar altos niveles de ansiedad y por lo tanto también malestar y problemas de conducta.

Personas con autismo: aprendices visuales

Es muy útil tener el horario de forma visual y no únicamente explicarlo de forma verbal porque las personas con autismo procesan mejor la información visual que la verbal.

Por lo tanto las personas con autismo presentan dificultades en el procesamiento de la información verbal. Así pues si les decimos lo que va a ocurrir durante el día solo verbalmente no procesarán ni retendrán toda la información que les hemos dado.

Pero por otro lado las personas con autismo generalmente presentan una muy buena capacidad para procesar la información visual.

Por lo tanto hay que intentar utilizar soportes visuales en las situaciones donde la persona con autismo presente dificultades, para así hacérselo más fácil y comprensible.

De hecho coloquialmente se dice que las personas con autismo son «aprendices visuales», para destacar esta facilidad que tienen por la información visual.

Para sintetizar los principales motivos por los que las personas con autismo procesan mejor la información visual que la verbal os dejamos la siguiente comparativa extraída del curso «Los soportes visuales en el autismo», de la Academia Espacio Autismo.

Información verbalInformación visual
Información que desaparece una vez la hemos dicho.Información que permanece, la puedes seguir viendo todo el rato que necesites.
Las palabras y las frases son conceptos abstractos y pueden ser confusos.La información visual es información muy clara. No es abstracta y no da lugar a confusión.
La información verbal no se ve, es más difícil prestarle atención para las personas con autismo.La información visual es visible y ayuda a las personas con autismo a focalizar su atención en ella y procesarla.

👍 Cómo crear nuestro horario visual

Para crear un horario visual tenemos dos opciones: comprarlo o crearlo nosotros mismo.

Los horarios visuales se pueden comprar a través de la web de Pyramid Educational, que son los creadores del sistema de comunicación PECS. También se pueden encontrar distintos ejemplos a través de Amazon.

Por otro lado, si queremos crearlo nosotros mismos simplemente es necesario un plástico duro o una cartulina plastificada y poner velcro donde pegaremos los pictogramas del horario.

Por lo tanto crearlo uno mismo es mucho más barato y podemos hacerlo del color, el tamaño y el material que consideremos más adecuado en cada caso.

Para la realización de los pictogramas os dejamos con el siguiente artículo donde explicamos donde encontrarlos y crearlos de forma totalmente gratuita:

Preguntas frecuentes

¿Qué es un horario visual?

Un horario visual es una representación visual de las actividades que vamos a realizar durante el día o durante parte del día.

¿Qué es el autismo?

El autismo es un trastorno del neurodesarrollo que tiene sus principales afectaciones en las áreas de la comunicación, la interacción social y la rigidez cognitiva.

¿Qué significa «aprendices visuales»?

Se dice que las personas con autismo son «aprendices visuales» para destacar la facilidad que tienen para procesar la información visual frente a las dificultades en la información verbal.

📚​ Bibliografia sobre horarios visuales

espacio autismo buen profesional

10 características personales para ser un buen profesional del autismo

Trabajar con personas con autismo no solo requiere de una alta especialización y mucha formación teórica y práctica, sino que también requiere de unas inquietudes y características personales que serán fundamentales para ser un buen profesional del autismo.

Theo Peeters, experto de referencia internacional en el conocimiento y la comprensión de los Trastornos del Espectro del Autismo redactó el siguiente decálogo de un buen profesional del autismo:

10 características personales para ser un buen profesional del autismo

1. Sentirse atraído por las diferencias

Pensamos que ser un «aventurero mental» ayuda a sentirse atraído por lo desconocido. Hay personas que temen las diferencias, otras se sienten atraídas y quieren saber más sobre ellas.

Para ser un buen profesional del autismo es necesario sentirse atraído por la diversidad humana.

2. Tener una imaginación viva

Es casi imposible comprender lo que significa vivir en un mundo literal, tener dificultades en ir más allá de la información recibida, amar sin una intuición social innata.

Para poder compartir la mente de una persona autista, que padece un problema de imaginación, se debe tener, en compensación, enormes dosis de imaginación.

3. Capacidad para dar sin obtener gratitud

Se tiene que ser capaz de dar sin recibir mucho a cambio, y no sentirse decepcionado por la falta de reciprocidad social.

Con la experiencia, la persona aprenderá a detectar formas alternativas de dar las gracias, y la gratitud de muchos padres a menudo le compensará con creces.

4. Estar dispuesto a adaptar el propio estilo natural de comunicarse y de relacionarse

El estilo que se requiere está mas ligado a las necesidades de la persona con autismo que a nuestro grado espontáneo de comunicación social.

Esto no es fácil de lograr y requiere muchos esfuerzos de adaptación, pero es importante reflexionar acerca de qué necesidades estamos atendiendo.

5. Tener el valor de «Trabajar sólo en el desierto»

Especialmente cuando se empiezan a desarrollar servicios específicos en un área. Hay tan poca gente que comprende el autismo, que un profesional motivado corre el riesgo de ser criticado en vez de aplaudido por sus enormes esfuerzos.

Los padres han sufrido este tipo de críticas antes, por ejemplo, cuando escuchas cosas como «todo o que necesita es disciplina», «si fuese mi hijo…», etc.

6. No estar nunca satisfecho con el nivel de conocimientos propios

Aprender sobre el autismo y sobre las estrategias educativas mas adecuadas es un proceso continuo, ya que el conocimiento en ambos campos evoluciona continuamente.

La formación en autismo nunca se acaba y el profesional que crea que ya la tiene, en verdad «la pierde».

7. Aceptar el hecho de que cada pequeño avance trae consigo un nuevo problema

La gente tiene tendencia a abandonar los crucigramas si no pueden resolverlos. Esto es imposible en el autismo.

Una vez que se empieza, se sabe que el trabajo de «detective» nunca se acaba.

8. Un buen profesional del autismo debe capacidades pedagógicas y analíticas extraordinarias

El profesional tiene que avanzar poco a poco y utilizar soportes visuales de manera individualizada.

Hay que realizar evaluaciones con tanta frecuencia que uno debe adaptarse constantemente.

9. Estar preparado para trabajar en equipo

Debido a la necesidad de una aproximación coherente y coordinada, todos los profesionales deben estar informados de los esfuerzos de los demás, así como de los niveles de ayuda proporcionados.

Esto incluye a los padres, especialmente cuando el niño es pequeño.

10. Humildad para ser un buen profesional del autismo

Uno puede llegar a ser «experto» en autismo en general, pero los padres son los expertos sobre su propio hijo y se debe tener en cuenta su experiencia y conocimiento.

En el autismo no se necesitan profesionales que quieran permanecer en  su «pedestal». Cuando se colabora con los padres es importante hablar de los éxitos, pero también admitir los fracasos («por favor,  ayúdeme»).

Los padres también tienen que saber que el experto en autismo no es un Dios del Olimpo.

Preguntas frecuentes

¿Qué profesionales atienden el autismo?

Los profesionales que realizan el seguimiento de personas con autismo deben ser psicólogos o médicos especializados en autismo y trastornos del neurodesarrollo. En función de las necesidades de cada caso la intervención puede ser realizada por terapeutas ocupacionales, psicólogos, logopedas, neurólogos, o médicos especialistas.

¿Qué hay que estudiar para ayudar a los niños autistas?

Para atender a niños autistas se pueden estudiar distintas especialidades como psicologia, magisterio, logopedia, educación infantil o terapia ocupacional, entre otras.

¿Cómo tratar a una persona que tiene autismo?

Siempre será en función de sus necesidades, pero las pautas generales son proporcionar un ambiente estructurado, seguir rutinas claras y anticipar los cambios. A nivel de su desarrollo habrá que estimular sus áreas del desarrollo con afectación, como la comunicación, el juego o la interacción social.

Autismo y Síndrome de Down: ¿Qué relación tienen?

Algunas personas con Síndrome de Down (SD) presentan también Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) de forma asociada, teniendo así un cuadro clínico complejo al entrelazarse las dos condiciones.

Los datos indican que muchas personas con Síndrome de Down tienen también autismo, y muchas veces el diagnóstico del autismo en estas personas se realiza de forma tardía.

Identificar el autismo de forma tardía hace que no se den los soportes ni la estimulación adecuada en edades tempranas, y por lo tanto mejorar esta identificación es uno de los retos que se nos presentan de cara al futuro.

¿Cuál es el porcentaje de personas que tienen Síndrome de Down y Autismo?

Recientes estudios como el de Moss et al. (2013) indican que el TEA se presenta en el 19% de personas con SD, un porcentaje mucho más elevado que en el resto de la población.

El autismo se presenta entre alrededor del 1-2% de la población general (es decir 1 o 2 personas de cada 100 tiene autismo), mientras que en las personas con Síndrome de Down el autismo se presenta en el 19% de ellas (19 personas de cada 100 con Síndrome de Down tienen también autismo).

Como vemos este porcentaje es muy elevado y es primordial saber detectar el TEA en las personas con SD para poder ofrecer la estimulación y los apoyos indicados.

Síndrome de Down y Autismo: ¿Qué implica?

Son varias las implicaciones que tiene el hecho de tener autismo en las personas con Síndrome de Down, desde diagnósticos erróneos y más tardíos a presentaciones clínicas difíciles de tratar.

Diagnóstico de autismo más tardío

Actualmente se detecta el autismo alrededor de los 2-3 años de edad, excepto en determinados casos donde el diagnostico se realiza de forma más tardía.

Pero en el caso de las personas con SD y TEA, el autismo se detecta alrededor de los 5-6 años, ya que el desarrollo y la conducta está muy influenciada por la Síndrome de Down y es difícil detectarlo antes.

Este diagnóstico más tardío tienen consecuencias negativas ya que se pierde la oportunidad de realizar una estimulación temprana de toda la sintomatología propia del autismo.

Conductas propias de personas con Síndrome de Down y Autismo

La asociación Down Syndrome-Autismo Connection, que tiene como misión estudiar y dar los soportes necesarios a las personas con el doble diagnóstico de SD y TEA, publicó una serie de características que estas personas presentan.

La siguiente es una lista de conductas que si una persona con SD presenta es probable que también tenga TEA de forma asociada, y por lo tanto será necesario consultar a un especialista para realizar una evaluación diagnóstica.

  • No presenta lenguaje o en caso de presentarlo habla sin intención comunicativa.
  • No señala o no hace gestos para comunicar.
  • Prefiere jugar solo.
  • Muestra risas inapropiadas.
  • No hace juego simbólico o imaginativo. Su juego es repetitivo.
  • Tienen necesidad de seguir una rutina y se altera con los cambios o transiciones.
  • No tiene miedo al peligro.
  • Parece no detectar el dolor.
  • No le gustan las caricias o el contacto físico.
  • Tiene una alimentación restringida (solo tolera comer ciertos alimentos).
  • Tiene problemas del sueño.
  • Presenta estereotipias motoras (aletear, dar vueltas…).

Retos para el futuro

Tanto la SD como el TEA puede presentarse de formas muy diversas. Por lo tanto es evidente que la suma de Síndrome de Down y autismo es una mezcla muy compleja tanto de diagnosticar correctamente como de dar los soportes adecuados.

Visto que la prevalencia de personas con Síndrome de Down que presentan autismo es muy alta (se calcula que alrededor del 19%), es imprescindible investigar en las causas neurobiológicas que hacen que tantas personas con Síndrome de Down tengan también autismo.

En un futuro también será imprescindible avanzar hacia un diagnóstico temprano de estas personas para poder ofrecer una estimulación temprana de calidad.

La estimulación temprana nos ofrece la posibilidad de poder revertir la severidad de la sintomatología del autismo. Ofreciendo una intervención de calidad cuando el niño o niña con autismo todavía es pequeño es uno de los factores de buena evolución.

Podéis encontrar más información sobre la estimulación temprana de calidad en el curso «Principios básicos de la intervención en niños con autismo».

ESPACIO AUTISMO - rigidez cognitiva autismo

🔵 ​La RIGIDEZ COGNITIVA en el autismo

La rigidez cognitiva es una de las principales dificultades que se presentan en las personas con autismo y una de las características que más malestar puede causar a la persona con autismo y a las personas de su alrededor.

Todas las personas con autismo presentan, en mayor o menor severidad, cierto grado de rigidez cognitiva que en muchos casos les causa grandes afectaciones en el desarrollo de sus actividades del día a día.

Así como la comunicación o la interacción social son dos áreas que se trabajan mucho en los planes de intervención dirigidos a las personas con autismo, hasta día de hoy la rigidez cognitiva ha sido muy descuidada.

Todavía tenemos muchas dificultades para trabajar de forma efectiva la rigidez cognitiva y los conocimientos respecto las causas de esta rigidez todavía son muy desconocidos.

En este artículo vamos a explicar brevemente qué es la rigidez cognitiva, cómo se manifiesta en las personas con autismo y cuándo es necesario trabajar el desarrollo de la flexibilidad cognitiva.

💥​ ¿Qué es el rigidez cognitiva en el autismo?

La rigidez cognitiva es la incapacidad para cambiar el pensamiento o la conducta de acuerdo con los cambios que se producen en el ambiente.

Los humanos somos flexibles cognitivamente hablando porque nos ayuda a adaptarnos a los cambios que hay en nuestro alrededor.

Así pues la capacidad de tener pensamientos flexibles nos permite poder gestionar los cambios o les imprevistos que se dan en nuestro día a día.

Una persona flexible cambia sus planes y sus pensamientos en función de las circunstancias, modifica sus decisiones para que se ajusten mejor a la situación concreta.

Una persona flexible es capaz de moverse de un punto de vista a otro, valorar las diferentes opciones y tomar una decisión u otra en función de lo que sea más conveniente en ese momento concreto.

En cambio las personas inflexibles, con rigidez cognitiva, se quedan «enganchados» o «atascados» en una opinión o en un punto de vista concreto, aunque las circunstancias hayan cambiado. Siempre quieren realizar las cosas tal y como las han aprendido, aunque las circunstancias hayan cambiado.

Algunos ejemplos muy sencillos para que la idea quede clara pueden ser los siguientes:

  • Cuando llega de la escuela Miguel siempre come sus galletas favoritas, pero hoy al abrir el armario se ha dado cuenta que no quedan. Miguel es incapaz de cambiar su pensamiento, adaptarse a la situación y comer otra cosa como las galletas sin chocolate que sí que hay.
  • Cuando Sara juega con sus coches siempre los pone en fila y luego los observa una y otra vez, si alguien le toca ni que sea medio centímetro uno de sus coches estalla a llorar y a gritar.

Como vemos estos son dos ejemplos de rigidez cognitiva muy frecuentes en niños y niñas con autismo.

Esta rigidez cognitiva puede presentarse de maneras muy diversas y en determinados casos puede interferir de forma muy importante en el día a día de la persona con autismo y de su familia.

​​⚡ ¿Por qué las personas con autismo presentan rigidez cognitiva?

Aunque las causas que generan la rigidez cognitiva en las personas con autismo son todavía desconocidas, existen varios motivos identificados que influyen en la severidad de esta inflexibilidad.

Las personas con autismo presentan esta inflexibilidad, esta idea de «no-cambio» por las propias características del autismo. Los cambios les generan ansiedad y por lo tanto prefieren un entorno, unas ideas y una forma de hacer las cosas que ya conozcan, sin imprevistos ni sorpresas.

Pero existen dos características muy habituales en las personas con autismo que consideramos que incrementan el grado de rigidez cognitiva:

  • La dificultad en la capacidad de anticipación.
  • La dificultad en la capacidad de generar ideas nuevas.

A continuación vamos a analizar estas dos habilidades afectadas en las personas con autismo que explican hasta cierto grado la rigidez cognitiva que presentan las personas con autismo.

La dificultad en la capacidad de anticipación

La capacidad de anticipación es la habilidad que tenemos las personas a prever algo que suponemos que va a pasar.

Es la capacidad para adelantarnos a los cambios y deducir que posiblemente va a ocurrir una cosa o la otra.

Así pues la capacidad de anticipación nos permite prepararnos para estos cambios que suponemos que van a ocurrir. Por lo tanto nos permite estar preparados para afrontar imprevistos y cambios que no teníamos planeados.

Capacidad de anticipación en las personas con autismo

Se ha detectado que las personas con autismo tienen dificultad en esta capacidad para anticipar acontecimientos. Así que cualquier cambio, variación o hecho inesperado «les pilla por sorpresa».

Por lo tanto el hecho de no poder prever con facilidad los cambios que pueden ocurrir en el ambiente hace que tengan esta rigidez cognitiva y esta preferencia para repetir las cosas siempre de la misma manera, sin cambios inesperados que les puedan descolocar.

La dificultad en la capacidad de generar ideas nuevas

La capacidad de generar ideas nuevas es la habilidad que tenemos las personas en buscar alternativas y pensar otras opciones cuando lo que teníamos pensado hacer no es posible.

Capacidad de generar ideas nuevas en las personas con autismo

Esta capacidad para generar ideas nuevas, para buscar un plan B cuando nuestro plan no es viable, va muy ligada con la creatividad, que también se encuentra alterada en muchas de las personas con autismo.

El hecho de que muchas de las personas con autismo tengan dificultades en la capacidad de generar ideas nuevas influye en que estas tengan esta rigidez cognitiva, ya que ante cualquier imprevisto o cambio en el ambiente les puede resultar muy difícil cambiar sus pensamientos para buscar otras alternativas.

🤔 ¿Cómo se manifiesta la rigidez cognitiva en el autismo?

La rigidez cognitiva puede presentarse de muchas formas distintas, pero habitualmente todas las conductas en relación a la rigidez cognitiva tienen la base de no poder cambiar el pensamiento para adaptarnos a las situaciones cambiantes.

Como hemos dicho, las conductas y manifestaciones de la inflexibilidad cognitiva son muy variadas. A continuación hemos intentado resumir las conductas más habituales en relación a la inflexibilidad cognitiva en las personas con autismo:

Insistencia en la invarianza

Deseo de mantener el día a día sin cambios. Es una marcada resistencia al cambio, y querer mantener siempre las mismas rutinas, hábitos y forma de hacer las cosas.

Ejemplos:

  • Rechazo a cambiar de itinerarios.
  • Reacciones de malestar ante modificaciones en las rutinas diarias.
  • Resistencia a aceptar cambios en el orden o decoración de la casa.
  • Malestar ante los cambios en el aspecto físico de personas cercanas.

Rituales de conducta

Querer hacer determinadas acciones siempre de la misma forma. Es la realización de determinadas cosas siempre de la misma manera sin aceptar ningún tipo de cambio en estas.

Ejemplos:

  • Dar un golpecito a la mesa con las piezas de los encajables antes de colocarlas en el tablero.
  • Colocar los coches de juguete en fila.
  • Antes de dormir o de comer colocar ciertos objetos siempre en el mismo sitio.
  • Necesidad de horarios muy marcados para determinadas rutinas del día a día.

Intereses absorbentes y restringidos

Fascinación desproporcionada por uno o más temas. Implica la dedicación de gran parte de su tiempo libre a estos temas de interés restringidos, y sus conversaciones también suelen girar alrededor de estos temas.

Ejemplos:

  • Conversaciones repetitivas alrededor de sus temas de interés y de forma unidireccional, sin escuchar al otro.
  • Dibujar repetitivamente los mismos dibujos, letras o números.
  • Jugar solamente con dinosaurios y retener mucha información sobre ellos.

Preocupaciones inusuales

Ideas y preocupaciones obsesivas que se repiten con frecuencia, que no pueden dejar de pensar en ellas y que pueden generar un malestar psicológico importante.

Ejemplos:

  • Temor desmesurado sobre los efectos del cambio climático o de guerras.
  • Pensamientos obsesivos y repetitivos sobre la posibilidad de padecer ciertas enfermedades.
  • Miedos y recuerdos de forma muy intensa sobre malas experiencias que le generaron malestar.

Vinculación excesiva con algún objeto

Necesidad de tener siempre encima algún objeto no funcional o peculiar sin el cuál desarrollan una importante ansiedad.

Ejemplos:

  • Insistencia en llevar a todas partes objetos como una ramita pequeña, una pieza de un puzle, una cucharita…

Pensamiento dicotómico

Elaboración de pensamientos u opiniones muy polarizadas sin términos medios. Es decir o blanco o negro, sin contemplar los grises.

Ejemplos:

  • No tolerar los errores (o se hace bien o se hace mal, no existe un poco bien).
  • Perfeccionismo extremo (tiene que ser todo perfecto, al detalle).
  • No tolerar opiniones distintas a las suyas (no existen dos opiniones válidas, sólo la suya puede ser correcta).

👍 ¿Hay que trabajar la flexibilidad cognitiva?

La flexibilidad cognitiva es algo que hay que trabajar en las personas con autismo. Es importante enseñarles a anticipar acontecimientos y a saber buscar alternativas cuando algo no ocurre como ellos pensaban.

En la vida, aunque se intente mantener un ambiente rutinario y «no-cambiante», siempre hay cambios inesperados e imprevistos. Si la persona con autismo es capaz de gestionar estos imprevistos de forma más asertiva repercutirá en una mejor calidad de vida.

Pero también es importante destacar que no es necesario cambiar todas las conductas repetitivas y rígidas de las personas con autismo, simplemente modificar aquellas que puedan interferir en la calidad de vida y el desarrollo de la persona con autismo.

Por ejemplo, aunque a Daniel le encanta jugar con sus amigos y tiene buenas habilidades sociales, a él lo que más le encanta es colocar sus coches en fila y observar.

¿Hay que cambiar esta conducta y prohibirle que juegue colocando los coches uno al lado del otro? La respuesta es no. Lo que hay que hacer en este caso es enseñarle que cuando está con amigos hay que jugar con los amigos, para así desarrollar sus habilidades sociales y su círculo de amistades, y que cuando está jugando solo en casa puede jugar colocando los coches en fila.

Hay que trabajar la flexibilidad cognitiva en general para que la persona sea capaz de afrontar las situaciones cambiantes del día a día, pero cuando pensamos en conductas concretas solo hay que cambiar o intentar eliminar las conductas que:

  • Generen malestar e interfieran en la calidad de vida de la persona con autismo o la de las personas de su alrededor.
  • Unterfieran en la adquisición de nuevos aprendizajes.
  • limiten las oportunidades de interacción social.

⭐ ​Las áreas nucleares de afectación en el autismo

Como sabemos el autismo puede presentarse de muchas formas diversas, y puede presentarse también con distintos grados de severidad.

Las personas con autismo tienen en común que presentan dificultades en las tres áreas nucleares del autismo, que anteriormente eran denominadas la Tríada de Wing, que son dificultades en las áreas de la Comunicación, la Interacción Social y la Rigidez Cognitiva.

Aparte de las dificultades en estas tres áreas nucleares del desarrollo, las personas con autismo pueden tener otras dificultades asociadas como Trastornos del Lenguaje, Problemas del Sueño, Discapacidad Intelectual

Así pues vemos que la rigidez cognitiva es una de las áreas nucleares de afectación del autismo, y así como la Comunicación y la Interacción Social se trabajan de forma muy sistemática y efectiva, la rigidez cognitiva sigue estando más abandonada.

Es por este motivo que vemos que las mejoras en esta área son pequeñas en los adultos con autismo, porque no se ha trabajado de forma correcta durante su infancia.

La Fundación Orange realizó un vídeo de conscienciación donde muestran como la rigidez cognitiva puede afectar en el día a día de una persona adulta con autismo.

​❓ Preguntas frecuentes

¿Qué es la rigidez cognitiva?

La rigidez cognitiva es la falta de flexibilidad mental. Lo podemos definir como la incapacidad para cambiar el pensamiento o la conducta de acuerdo con los cambios que se producen en el ambiente.

¿Cómo trabajar la rigidez en el autismo?

Se puede trabajar de distintas formas, como enseñando a anticipar acontecimientos y a saber buscar alternativas cuando algo no ocurre como ellos pensaban. También se puede alterar gradualmente la rutina diaria para que la persona sea capaz de afrontar cambios inesperados.

El test ADI-R: la entrevista para la detección del autismo

El test ADI-R es una prueba en formato de entrevista dirigida a los padres de personas con autismo que ha demostrado tener una gran efectividad en el diagnóstico del Trastorno del Espectro del Autismo (TEA).

El ADI-R , junto con el test ADOS-2, son las dos pruebas que evalúan de forma más precisa y exhaustiva la sintomatología propia del autismo. Por lo tanto si existen sospechas que una persona pueda tener autismo es muy recomendable administrar una de estas dos pruebas.

El ADI-R evalúa las principales áreas de afectación del autismo, que son la comunicación, las interacciones sociales y la rigidez cognitiva. Estas tres áreas, al ser las principales áreas del autismo son denominadas las áreas de afectación nucleares del autismo.

💥 ¿Qué es el test ADI-R?

El test ADI-R es junto al ADOS-2 la prueba para la evaluación y el diagnóstico del autismo que más precisión han demostrado a día de hoy.

El ADI-R son las siglas en inglés de «Entrevista para el Diagnóstico del Autismo (edición revisada).

La característica que más diferencia el ADI-R es que es una prueba en formato de entrevista dirigida a los padres.

El ADI-R es una entrevista que consta de un total de 93 preguntas y estas van dirigidas a los padres de la persona con sospechas de tener autismo.

Estas preguntas tratan sobre el desarrollo de la persona, desde el nacimiento y la infancia hasta el momento actual. La entrevista pone el foco de atención en preguntar sobre las conductas propias de las personas con autismo.

Por lo tanto el punto distintivo del ADI-R es que puedes evaluar a una persona sin necesidad que esta esté presente. Simplemente con la presencia de sus padres es posible recoger información sobre conductas propias del autismo.

¿A partir de qué edad se puede realizar el ADI-R?

El test ADI-R se puede empezar a aplicar desde que el niño o niña evaluada tiene 2 años de edad.

Por lo tanto si la persona con sospechas de autismo que queremos evaluar tiene menos de 2 años de edad será necesario utilizar otras pruebas como el ADOS-2 (que se aplica a partir de los 12 meses) o el M-CHAT (que se aplica a niños y niñas de 16 a 30 meses).

EdadesDesde los 24 meses hasta la adultez
Tiempo de aplicación90-150 minutos aprox.
AdministraciónEntrevista a los padres
ResultadosÁrea Lenguaje/Comunicación, Interacción Social y Rigidez Cognitiva
Características del ADI-R

¿Sospechas de tener autismo?

Realizar TEST AUTISMO ONLINE

Para TODAS las edades

📋 ¿La administración del ADI-R es suficiente para diagnosticar el autismo?

El diagnóstico del autismo es una evaluación compleja y es necesario que el profesional esté altamente formado en autismo y otros trastornos del neurodesarrollo.

Para poder aplicar pruebas como el ADI-R o el ADOS-2 es necesario estar formado específicamente para la aplicación de estas, ya que son herramientas altamente complejas.

El ADI-R nos da información sobre el momento actual y la evolución de la persona que se evalúa. Pero si no tenemos clara la presencia o no del autismo, es importante recopilar más información o realizar otras pruebas como el test ADOS-2.

Por lo tanto las pruebas diagnósticas como el ADI-R o el ADOS-2 nos aportan información sobre la presencia de conductas compatibles con un TEA, pero al final será el punto de vista clínico del profesional junto con toda la información recopilada quien interpretará si esa persona tiene autismo o no.

El test ADI-R es una prueba desarrollada y patentada por el grupo teaediciones.

✅​​ Otros tests y pruebas para el diagnóstico del autismo

Aunque el ADOS-2 es la prueba que más efectividad ha demostrado para el diagnóstico del autismo, también existen otras pruebas específicas para la evaluación del autismo que son necesario conocerlas.

Existen otras dos pruebas referentes para el diagnóstico del autismo que son el ADI-R o el M-CHAT.

ADOS-2

El test ADOS-2, que significa Escala de Observación para el Diagnóstico del Autismo (Segunda edición) en sus siglas en inglés, es la prueba más utilizada y que ha demostrado ser también muy efectiva en el diagnóstico del autismo.

A diferencia del ADI-R, el ADOS-2 no tiene formato de entrevista, y consiste en una serie de actividades que deben realizarse directamente con la persona con sospechas de tener autismo.

A través de estas actividades el evaluador observa las conductas y reacciones de la persona para poder determinar si son debidas a que la persona tenga autismo o no.

El ADOS-2 es la prueba que más efectividad ha demostrado para detectar y diagnosticar el autismo.

Es por este motivo que todos los profesionales que realicen evaluaciones diagnósticas del autismo deben conocerla y aplicarla si lo consideran necesario.

En la mayoría de evaluaciones, especialmente aquellas más sutiles compatibles con un autismo leve, se aplican tanto el ADI-R como el ADOS-2 para recoger la mayor cantidad de información posible para realizar un diagnóstico más preciso.

M-CHAT

El M-CHAT es un cuestionario tipo test que es respondido por los padres o cuidadores de la persona con sospechas de autismo.

Este cuestionario tiene la limitación que solo se puede aplicar a niños y niñas de 16 a 30 meses de edad, pero tiene dos puntos muy positivos que explicamos a continuación.

  • Es muy rápido de responder y en obtener los resultados.
  • Lo puede responder cualquier persona sin necesidad de la presencia de un profesional.

El M-CHAT es lo que se llama un test de cribaje. Esto significa que es muy fácil de aplicar y que cualquier persona que tenga dudas sobre un posible autismo en un niño o niña de 16 a 30 meses de edad debería realizar este cuestionario.

Este cuestionario es menos preciso que el ADOS-2 y que el ADI-R, pero es muy fácil de responder. Recomendamos que si en un cuestionario M-CHAT se puntúa dentro del espectro del autismo, posteriormente realizar un ADOS-2 o un ADI-R para así tener los resultados de una prueba más precisa.

Preguntas frecuentes

¿Qué es la prueba ADI-R?

El test ADI-R es una prueba en formato de entrevista semiestructurada con gran precisión para la evaluación y el diagnóstico del Trastorno del Espectro del Autismo (TEA).

¿Cuándo aplicar el ADI-R??

Es recomendable aplicar el test ADI-R a cualquier persona a partir de 2 años de edad con sospechas o que muestren rasgos compatibles con el Trastorno del Espectro del Autismo (TEA)

¿Cómo se aplica el ADI-R?

La entrevista ADI-R tiene una duración de entre 1 y 2 horas, se realiza a los padres o cuidadores de la persona con sospechas de autismo y debe ser aplicado por parte de un profesional cualificado.

¿Qué mide el test ADI-R?

El test ADI-R evalúa 3 grandes áreas afectadas en el autismo (lenguaje/comunicación, interacción social y conductas/intereses restringidos y repetitivos) a través de 93 preguntas.